Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Organizaciones no gubernamentales, incluido el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Conexiones Climáticas y Greenpeace México, denunciaron un nuevo derrame de crudo de Pemex en el Golfo de México.
La fuga en la Sonda de Campeche se presenta tras el megaderrame observado en julio de 2023.
El nuevo derrame se habría suscitado el pasado 22 de marzo y continuó por lo menos hasta el fin de semana pasado, cuando se reportó una explosión en la plataforma Akal-B.
«A partir del incendio y explosión de la plataforma Akal-B de Pemex, el pasado 6 de abril, organizaciones de la sociedad civil damos a conocer que se ha detectado en imágenes satelitales la existencia de un derrame de petróleo en curso en la misma zona del siniestro», indicaron en un comunicado.
«El derrame inició alrededor del 22 de marzo de este año y, al menos hasta el 9 de abril, seguiría activo, acumulando 18 días de fuga ininterrumpida».
«Se calcula el derrame de crudo en una superficie mínima aproximada de 390 kilómetros cuadrados», explicaron, «una dimensión similar a la del derrame denunciado por varias de las organizaciones firmantes en julio de 2023».
Pemex se refirió al siniestro del fin de semana como un «conato de incendio»; sin embargo, se sabe que dejó al menos un trabajador muerto y 13 heridos.
Los organismos urgieron a las autoridades a proporcionar información transparente; medidas de atención, mitigación y de no repetición, y una conversación sobre Pemex y la seguridad de sus trabajadores, las comunidades que conviven con su infraestructura, el futuro de la petrolera y su responsabilidad frente a la crisis climática.
Advirtieron que Pemex ha experimentado un aumento de 152 por ciento en la frecuencia de siniestros en los últimos dos años, a la par de una disminución de 49 por ciento en el presupuesto destinado al mantenimiento de instalaciones.