Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En un nuevo recorrido por el Tramo 5 Sur del Tren Maya, de Playa del Carmen a Tulum, ambientalistas documentaron cómo se estarían afectando las cuevas que nutren el ecosistema de la zona.
Los activistas relatan su ingreso a la caverna «Guardianes» y exhiben cómo se cimbra el techo y se escuchan crujidos en el terreno.
«Se va a escuchar cómo viene pasando la máquina arriba de nosotros en el Tramo 5 Sur. ¿Se escucha?», dice Cris Nolasco en un video difundido en redes sociales.
El grosor de la parte alta de la caverna no es de más de dos metros, según ambientalistas, por lo que han advertido sobre su fragilidad.
«¿Cómo va a pasar un tren a 160 kilómetros por hora sin colapsar este suelo? Lo acabamos de vivir, ¿el crujido era el suelo o los árboles? Yo escuché como la roca», comenta Nolasco.