Leticia Acuña Medina
El Heraldo

Se reproducen como esporas los falsos gestores que vía telefónica ofrecen tramitar un apoyo; piden una cuota de 500 pesos o más que los interesados deben depositar en determinada cuenta; si engañan a seis personas por día, se llevan seis mil pesos o más, en unos minutos.
También solicitan fotografiar la identificación del INE y un comprobante domiciliario, que tienen que enviar por correo electrónico o por WhatsApp; una vez que la persona hace el depósito, se bloquea el teléfono del estafador y en consecuencia, la gente se queda sin los apoyos prometidos y con el bolsillo exprimido.
Además, al proporcionar datos personales, se corre el riesgo de una posterior extorsión. En definitiva, no hay que soltar dinero ni información a las personas que no puedan identificar.
El subsecretario general de Gobierno, Manuel Cortina Reynoso, dejó en claro que los apoyos que ofrecen las dependencias del Gobierno del Estado nunca son vía telefónica, ni se solicita pago por adelantado sin recibo o factura que medie.
Detalló que se lucra principalmente con programas de la Sedeso, Sedrae y Sedec; los timadores se aprovechan de la pandemia que aumenta las necesidades de productores agropecuarios, pequeños comerciantes y de otras personas.
“Además de ofrecer gestionar algún tinaco o tejaban, añaden un monto económico para hacer irresistible la oferta y que la estafa se consume rápidamente”.
Manuel Cortina reiteró que los apoyos deben gestionarse directamente en las dependencias, sin intermediarios; en ventanillas o bien, por medio de los sitios oficiales, vía internet.
Los trámites con costo se pagan en Centros de Atención y Servicios (CAS) o en las cajas de Sefi y Registro Civil, donde se entrega recibo o factura; ejemplificó el apostillado o certificación de actas de nacimiento, certificados de estudio o títulos profesionales, etc.
Se da seguimiento a estos casos de fraude, en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) y la Policía Cibernética, pero es importante que la gente no se deje sorprender; nunca dar o depositar dinero por adelantado, insistió.
“En cuanto una persona llame a un ciudadano a su teléfono celular o de casa, y se presente como empleado de Gobierno, cuelgue de inmediato y reporte el hecho al 911”, recomendó el funcionario.