Staff
Agencia Reforma

MADRID, España.- Alejandro Sanz se ha dirigido a la corte de Miami para solicitar que ésta desestime la demanda de divorcio presentada por su ex mujer, Raquel Perera.
El 29 de mayo Raquel pidió a la justicia estadounidense que todos los bienes del cantante, hasta que se hiciera un reparto equitativo, fueran embargados por miedo a que Alejandro se los acabara con su nueva pareja, Rachel Valdés.
En dicha demanda, además, solicitaba que se le concediera una pensión compensatoria de 47 mil dólares.
La respuesta del cantante se ha hecho esperar unas semanas, pero ya es firme. Entre los motivos de más peso para que la demanda de su ex mujer sea desestimada se encuentra que él ya la había presentado en España el 15 de abril.
Tal y como recogen los acuerdos matrimoniales que ambos firmaron, el proceso de divorcio debe ser llevado por la justicia española.
Alejandro considera que Raquel ha actuado de mala fe ya que él ha corrido con los gastos de los abogados de ambas partes y además le ofrece una pensión de 15 mil dólares mensuales.