Alejandro Adame corta una oreja; Sebastián Ibelles, también en uno de regalo

Por FRANCISCO VARGAS M.

Como estaba previsto este sábado 24 de octubre de 2020, se llevó a cabo la Primera Novillada del Encuentro Mundial de Novilleros en el Cortijo Los Ibelles; festejo en el cual los jóvenes, el aguascalentense Alejandro Adame cortó una oreja al segundo de su lote, mientras que Sebastián Ibelles, también cosechó un apéndice en el de regalo.
Ante poco más de un tercio de entrada, clima agradable y buen ambiente, se jugaron cuatro novillos de la ganadería de Arroyo Zarco, destacando el cuarto del festejo y uno de regalo de la dehesa de Caparica; todos bien presentados y de comportamiento desigual.

SEBASTIÁN IBELLES (Azul Purísima y Oro)
Con su primero “Ilusión”, estuvo lucido con capa tanto a la verónica como en su quite ajustado por gaoneras. Con muleta ante un astado que presentó ciertas complicaciones, estuvo con disposición y empeño. Errático con el acero por lo que escuchó un aviso y palmas.
El segundo de su lote “Anhelo” que también no fue fácil, le robó meritorios pases sufriendo un susto. Nuevamente con la espada pinchó en varias ocasiones por lo que recibió dos avisos y palmas de aliento.
En el que toca con el de regalo “Va por Ustedes”, logró una faena interesante y meritoria sacando derechazos de buen trazo, siendo una vez más prendido quedando todo en un susto. Estocada para ser premiado con una oreja.

ALEJANDRO ADAME (Solferino y Oro)
De manera acertada y efectiva bregó a su primero para después quitar por gaoneras de manera lucida. Ya con muleta estuvo entendido y con ideas claras ante un novillo tanto incierto al que le extrajo derechazos con temple y mando. Pinchazo y estocada efectiva para ovación.
Ante el segundo de su lote “Porvenir”, una vez que le brindó al matador de toros en el retiro Eulalio López “Zotoluco”, trazó una faena por ambos lados sacando pases que tuvieron calado, siendo prendido quedando todo afortunadamente en un susto. Se fue tras el acero dejando una estocada un tanto caída para que se le concediera una oreja, premio que fue protestado por un sector del respetable. (pacovargas_@hotmail.com)