CDMX.- Tras pasar varias tragedias seguidas, la Reina Isabel II finalmente recibió un bálsamo de tranquilidad.
La monarca recibió hace unos días un cachorro corgi de seis semanas, de manos de su hijo, el Príncipe Andrés, y sus nieta, la Princesa Beatriz y la Princesa Eugenia, según reportó The Sun.
“La Reina ha tenido un momento difícil y está absolutamente encantada de tener un nuevo corgi”, dijo una fuente cercana a la Familia Real.
El regalo le fue dado a la reina el jueves, día en que su difunto esposo, el Príncipe Felipe, habría cumplido 100 años.
Llegó también a su vida algunas semanas después de que ella perdiera una de sus mascotas más queridas.
En mayo, el perro salchicha-corgi de cinco meses de la monarca, que también fue un regalo de Andrés, murió de forma sorpresiva, afectándola emocionalmente.
“(La Reina) estaba angustiada cuando Fergus murió repentinamente”, dijo la fuente real, “pero este nuevo perro será la compañía perfecta para ella”. (Staff/Agencia Reforma)