Staff / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Tras haber sufrido un asalto a mano armada en su casa en CDMX, donde sus hijos y él estuvieron atados por dos horas, el cantante Miguel Bosé está muy preocupado por su familia.
A pesar de que la Fiscalía General de Justicia de CDMX ayer urgió a Bosé levantar una denuncia por el hecho delictivo, una persona cercana al español aseguró que el famoso ya la formalizó.
Otro allegado confirmó a Grupo REFORMA que, tras los hechos, Bosé de inmediato puso a resguardo a sus hijos, Diego y Tadeo, con unos amigos, pues no deseaba que los chicos fueran testigos de las averiguaciones.
«Además de impactado, está decepcionado y molesto y no quiere que se malinterprete nada de lo que sucedió, porque estará viviendo en México hasta que su profesión le pida otro rumbo, pero no se va por eso (el robo)», indicó la fuente.
El intérprete de «Amante Bandido», de 67 años, dio a conocer ayer que el pasado viernes un comando de 10 individuos irrumpió en su domicilio en una exclusiva zona residencial Rancho San Francisco, en la alcaldía Álvaro Obregón.
Refirió Bosé que los asaltantes se llevaron «todo, coche incluido».
Hasta el momento se desconoce a cuánto ascienden las pérdidas patrimoniales que sufrió, aunque algunos medios las estiman en 10 millones de pesos.
«Todo (el atraco fue) muy estudiado y milimetrado», resumió Bosé en su comunicado.
Cantantes como Alejandro Fernández, Laura Pausini, y Carlos Rivera le escribieron mensajes de solidaridad en sus redes sociales.
Ayer la Secretaría de Seguridad Ciudadana notificó haber hallado en la alcaldía Miguel Hidalgo una camioneta con las características de la arrebatada al cantante.
El fraccionamiento donde sucedieron los hechos está compuesto por casas de lujo y allí habitan famosos y empresarios de alto nivel.
Para ingresar, el equipo de seguridad exige reconocimiento facial y/o huella dactilar, más un código de acceso autorizado por los residentes.
Se entiende que el comando tenía estudiada a la perfección tanto la dinámica de Bosé como el funcionamiento del lugar, que está lleno de cámaras de seguridad y tiene al menos una treintena de vigilantes.
«La zona donde vive es un búnker y para nada se puede entrar así como así. Por ahí se está dando la línea de investigación y de ninguna manera (Bosé) dará declaraciones o difundirá algo más, para no interferir con el caso», apuntó otra fuente cercana.
Lía Limón, alcaldesa de Álvaro Obregón, cuestionó ayer cómo los criminales pudieron haber ingresado a la residencial.
«No sé si alguien de adentro les dio un código de acceso, porque al parecer no hubo violencia contra el personal de seguridad que está en la caseta de este complejo residencial», mencionó Limón.
«Llama la atención cómo habrán podido accesar burlando la seguridad. Hay una distracción en materia de seguridad, que no debiera haber y que está perjudicando en la ciudad», subrayó.
El cantante y sus hijos acababan de pasar unos días de vacaciones en Mallorca, España, donde se reencontró con el escultor Nacho Palau, quien fue su pareja sentimental por 26 años.
En lo profesional ha sido un año relativamente tranquilo para el artista, con apariciones en el reality Cover Night y alistando Bosé Renacido, una serie documental que se estrenará en España el 5 de septiembre.
De acuerdo con medios españoles, Bosé vive en México desde 2018, poco tiempo después de haber aparecido en una lista de evasores fiscales por casi 2.1 millones de dólares.
Al parecer ha estado en movimiento domiciliario, pues se había reportado que residía en Interlomas.
Con información de Iván Sosa, Juan Carlos García  y Viridiana Martínez

ASÍ LO DIJO
«A los que tanto especulan con que tras lo ocurrido voy a abandonar México, siento mucho decepcionarles». Miguel Bosé, cantante