Staff
Agencia Reforma

CDMX.- El “Chico malo” en Pumas, tiene nombre y apellido.
Alan Mozo volvió a ser castigado por el Club Universidad luego de romper el protocolo sanitario del equipo y el de la propia Liga MX.
Ayer, en redes sociales circuló un video en el que se veía al futbolista del cuadro del Pedregal en un bar, tomando de un vaso tequilero y con nulas medidas sanitarias.
Como consecuencia, el zaguero no viajó con el grupo para el compromiso de hoy ante los Gallos, deberá hacer cuarentena y será multado.
“Derivado del video difundido a través de redes sociales, donde se observa a nuestro jugador Alan Mozo cometiendo un acto de indisciplina que rompe con los protocolos de sanidad del club y de la Liga MX, la directiva determinó que no viajará a Querétaro, además de que estará suspendido, en primera instancia, hasta cumplir el aislamiento protocolario y presentar una prueba PCR con resultado negativo”, informó el club.
Según el protocolo del circuito, Mozo se perdería 14 días por aislamiento, por lo que está descartado para el duelo ante el Atlas, y podría también estar fuera del cotejo ante Rayados del 6 de febrero.
Es la tercera vez que el zaguero de 23 años rompe el protocolo de sanidad, y la segunda por una juerga.
Su actitud y reincidencia podría ser un obstáculo no menor para el lateral que en el 2020 estuvo contemplado para jugar el Preolímpico de la Concacaf, torneo que se disputará en marzo de este año.

Es reincidente
El 19 de marzo, cuatro días después de la suspensión del Clausura 2020, Alan Mozo, David Cabrera, Sebastián Saucedo y Juan Pablo Vigón fueron multados por Pumas, luego de romper la cuarentena para jugar pádel.
En agosto de 2020, Mozo volvió a estar en la polémica por una fotografía que circuló en redes sociales, en la que se mostraba al zaguero auriazul en una fiesta junto al volante de Cruz Azul Pablo Ceppelini.
El Club Universidad suspendió un encuentro a su zaguero además de imponerle una sanción económica.