Staff
Agencia Reforma

Alemania lanzó al mercado los primeros huevos que contribuyen a detener el exterminio de hasta seis mil millones de pollitos machos al año.

Los primeros huevos que contribuyen a detener la matanza de pollitos machos fueron lanzados al mercado el mes pasado en Alemania.
Cada año, hasta seis mil millones de aves son matadas en el planeta después de eclosionar, según cifras de la Fundación para la Investigación de la Comida y Agricultura (FFAR, por sus siglas en inglés).
Estos pollitos no son útiles para el comercio, dado que los machos no producen huevos ni suficiente carne como una hembra.
En Berlín, la marca “RespEGGt” comenzó a vender huevos que han certificado proceder de una cadena de suministro libre de matanza de pollitos.
La certificación se logra al emplear la tecnología “SELEGGT”, que puede identificar el sexo de un huevo antes de eclosionar.
La tecnología, desarrollada por la Universidad de Leipzig, la empresa HatchTech y la cadena de supermercados REWE, puede identificar el sexo de los huevos nueve días después de ser fecundado.
Primero, un sensor revisa si cada huevo está fertilizado. En caso positivo, un láser crea un orificio minúsculo en el cascarón.
Luego, una pequeña cantidad de líquido se extrae del huevo para determinar su sexo a través de una reacción química, detalla SELEGGT en su sitio web.
Después de separar los huevos de pollitos machos de las hembras, los primeros son destinados a la elaboración de comida para animales, junto con los que no fueron fertilizados.
De esta manera, se evita matar a pollitos machos luego de nacer.
Por su parte, las hembras son incubadas hasta su eclosión.
Debido a que el proceso no es invasivo, los huevos permanecen a salvo, sin daños, destacada la firma.
“¡Este es un gran día para el bienestar animal en Alemania! Ya no es necesario incubar los huevos machos y matar a los pollitos inmediatamente después del nacimiento”.
Julia Klöckner, Ministra de Alimentación y Agricultura de Alemania.
SELEEGT se encuentra desarrollando un modelo empresarial para poner esta tecnología a disposición de la industria sin costos adicionales.
Para finales de 2019, todas las tiendas de REWE en Alemania dispondrán de estos huevos, que cuestan uno o dos centavos de euro más que un cartón tradicional.