Israel Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A bordo del Caribbean Kraken, 10 científicos nacionales y extranjeros buscan garantizar que las niñas y los niños del futuro puedan seguir observando especies marinas hoy amenazadas.
El equipo trabaja en el Parque Nacional Arrecife Alacranes, a 140 kilómetros al norte de la Península de Yucatán, y conforma la primera expedición en México de la organización internacional Oceana, dedicada a la protección del ecosistema marino.
Con una inversión de medio millón de dólares, la iniciativa busca “obtener la información necesaria para poder decir: esto es lo que necesitamos para conservar Alacranes”, explicó a REFORMA Miguel Rivas Soto, experto del Instituto de Ecología de la UNAM.
El estudio contempla innovadores análisis de ADN ambiental y modelados de fotomosaicos, para crear mapas 3D de los arrecifes que permitan realizar un censo de las especies y sus rutas migratorias, explicó la bióloga Mariana Reyna, quien lidera de la expedición programada del 9 al 23 de agosto en el Golfo de México.
“Mi sueño es que mi hijo de 4 años, si algún día decide bucear y conocer estos sitios, conozca las especies que hoy estoy observando.