A pesar de los tantos beneficios nutritivos que tiene la miel, así como propiedades medicinales, y que pudiera ser mejor aprovechado en este tiempo para prevenir enfermedades de las vías respiratorias, entre otras, es un producto poco consumido entre los mexicanos, de ahí que más del 80% de este dulce que se obtiene en colmenas locales, se destina a la exportación.
Así lo dio a conocer Rafael Limón Martínez, presidente del Sistema Producto Miel, quien refirió que de las aproximadamente 500 toneladas que se cosecharon en abril pasado, el 80% tuvo como destino el mercado de exportación, entre Europa, Asia y una parte llegó a Estados Unidos, “el 20% restante se intenta vender en la región, pero tardamos hasta 6 meses”.
Refirió que el consumo de miel per cápita en México es de aproximadamente 170 gramos, pero en esta temporada de COVID-19 se estima un aumento de 30 gramos, es decir, la gente que llega a consumir hasta 200 gramos este endulzante.
Esa cantidad es muy mínimo en comparación de lo que ingieren los europeos o asiáticos en donde llegan a consumir aproximadamente 4 kilos por persona al año, “creemos que eso es una muestra de la cultura de los pueblos”, pues en México no se ha adquirido ni siquiera la costumbre de comprarla, salvo cuando se busca tratar alguna enfermedad de las vías respiratorias.
En esta ocasión la demanda de la miel cosechada en abril pasado fue basta e inclusive a mejor precio que el año pasado, cuando la pudieron vender entre 18 y 20 pesos, pero en esta ocasión el pago fue de 45 y hasta 58 pesos, la que presentaba calidad de exportación, “esperemos que este nivel de ventas y precio continúe, pero también fomentar el consumo interno”.
“Es triste que a pesar de la contingencia, la gente se resista a consumir miel, los apicultores batallamos mucho para colocar nuestra cosecha en México, pero se tiene buen mercado de exportación”, este tiempo, dijo, sería conveniente que se aprovechara de mejor manera este dulce y sus derivados como el propóleo, “tenemos un buen antibiótico en la miel, cura anginas, dolores de garganta y en general las vías respiratorias”.
Si bien falta mucho por hacer en cuanto a colocar la miel en el mercado local, regional y nacional, es necesario también emprender una campaña de los beneficios que con este producto se tienen, pues inclusive nutriólogos limitan su consumo, sin saber que es un endulzante muy benéfico, pues en la dosis adecuada, ayuda a mejorar la digestión, “las propiedades de la miel son muchas y se requiere una campaña de promoción en la que se incluya a quienes hacen recomendaciones para mejorar la alimentación nutritiva”.