Preocupados están los representantes de distintos giros empresariales que ante la pandemia han sufrido consecuencias por la suspensión temporal o apertura parcial de los negocios de sus afiliados, pues los cierres se han presentado ante la quiebra o por esperar mejores tiempos.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, Claudio Innes Peniche, estimó que al menos un 30% de los que formaron parte de este sector, han decidido bajar cortinas en lo que va de la pandemia.

En pos de la salud han sido muchos los sacrificios y las medidas de restricción que se han impuesto de nueva cuenta, “van a pegar a un sector que ya está muy lastimado por esta situación”.

Por su parte, el presidente de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida, José de Jesús Guzmán, comentó que con la baja en la actividad de los restaurantes, este giro pierde, pues se reduce de manera notoria el consumo de carne en cortes finos o especiales, que son los de mayor valor económico, por lo que al no poder colocarlos en el mercado se hacen cortes tradicionales para perder lo menos posible.

El presidente de la Canaco, Humberto Martínez Guerra, manifestó que por su parte han solicitado a las autoridades estatales y municipales, la posibilidad de ampliar los horarios de atención en los comercios que pueden abrir en esta etapa, pues reducir los tiempos hace que la gente se aglomere más en menos horas, como ocurre en el Agropecuario que al cerrar más temprano, los clientes tienen que hacer sus compras en menos tiempo y hay un caos en la zona tanto de peatones como de automotores.

Lo mismo podría aplicarse en otros establecimientos de distintas zonas de la ciudad, inclusive tener horarios escalonados y que la ciudadanía los conozca para que se organicen al ir de compras con horario amplio y obviamente, con las medidas protocolarias ya conocidas.

Raúl González, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, comentó que un punto a favor es que representantes de la iniciativa privada, serán parte de las mesas de acuerdos, pero mientras tanto, se tiene claro que este nuevo cierre no será soportado por varios y tal vez no vuelvan a abrir, con el consecuente riesgo de otro recorte de personal.

Por su parte, Mario Delgadillo, director de la Asociación de Consultores Nupciales, comentó que al menos 400 microempresarios que se dedicaban a la organización de este tipo de eventos sociales, han cerrado de manera definitiva el negocio ante la cancelación de eventos que se ha dado desde marzo, y la poca recuperación o reasignación de fechas después de julio, y ahora de nueva cuenta con la postergación.