Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Por primera vez en nueve años, la Secretaría de Hacienda actualizó el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) para los cigarros.
Así, el impuesto a este producto será de 0.4944 pesos por unidad desde 0.35 pesos, lo que representa un incremento de 41.26 por ciento, vigente a partir del 1 de enero de 2020.
Hacienda también hizo ajuste para bebidas azucaradas. El IEPS pasó a 1.2616 pesos por litro desde un previo de 1.17, que representa un incremento de 7.83 por ciento. La última vez que se actualizó esta cuota para estos productos fue en 2017.
En la industria del tabaco y de las bebidas azucaradas, el ajuste al alza en el impuesto suele tener repercusión en el precio final al consumidor debido a que las industrias tienen poco margen para ajustar sus costos a la baja sin que repercuta en sus ganancias.
El Consejo Nacional de la Industria Tabacalera (Conainta) alertó el mes pasado que el aumento el IEPS representaría un incremento de aproximadamente 40 por ciento en el precio que se paga por estos productos y recordó que en 2011, cuando se dio el penúltimo incremento en impuestos a la industria tabacalera, el comercio ilícito de cigarrillos pasó de 2 por ciento a 17 por ciento del total del mercado.
Especialistas coinciden en que a pesar de que el impuesto de poco más de un peso por litro al refresco ha sido benéfico, es necesario un impuesto de 2 pesos para lograr una reducción en el consumo y con ello mejorar los índices de obesidad en la población mexicana.

Gasolina

Por otro lado, la Secretaría de Hacienda ajustó como cada año IEPS a la gasolina que será aplicado a combustibles automotrices, fósiles, gasolinas y diesel en todos los estados de la República.
En el caso de la gasolina, los ajustes a las cuotas del IEPS no necesariamente tienen un aumento en los precios del combustible ya que el impuesto es sólo un componente más en la estructura de su precio, mismo que se determina, en primera instancia, por los precios al mayoreo, además de los costos de logística y transporte, así como el margen de ganancia del gasolinero.
Con base al ajuste anual, Hacienda modifica semanalmente el estímulo fiscal y la cuota al IEPS con la finalidad de que se paguen más o menos impuestos para evitar que la gasolina tenga alzas por arriba de la inflación promedio.
Tal como se había anticipado, la Ley de Ingresos de la Federación y Miscelánea Fiscal de 2020 no es de carácter recaudatorio ya que únicamente contempla la actualización del IEPS a tabacos y refrescos sin considerar nuevos impuestos.