Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante el incumplimiento de los Gobiernos estatales de entregarles sus mensualidades a tiempo o negarles ampliaciones presupuestales, 11 institutos locales cerraron el proceso electoral con deudas y con incertidumbre financiera para terminar el año.
De acuerdo con el informe de situación financiera de OPLES entregado a consejeros del INE, de ese número, tres organismos locales están en riesgo alto y tres en riesgo medio.
Al organismo de Morelos, el Gobierno local debía entregarle en mayo 16.7 millones, pero le entregaron 14.8 millones, los cuales incluían 862 mil que le adeudaban de abril.
Aunado a eso, las autoridades siguen esperando respuesta sobre una ampliación de 40 millones de pesos que eran para cubrir actividades de proceso electoral, además de recursos para indemnizaciones ordenadas por autoridades tribunales.
La Secretaría de Zacatecas mantiene en aprietos al instituto electoral local, pues además de deberle mensualidades desde diciembre, ha aceptado ampliarle el recurso y a la mera hora se ha retractado.
El INE tuvo que intervenir y asumir gastos por 5.6 millones de pesos para que la jornada electoral llegara a buen fin, y ha enviado oficios al Gobierno estatal para que entregue recursos al OPLE y pague su deuda con la autoridad electoral federal, sin obtener respuesta.
Junto con estas dos entidades, Yucatán también está en riesgo alto, pues necesita 53.8 millones de pesos para resolver deudas y concluir el año.
El OPLE de Oaxaca estaba en riesgo alto, pero ayer informó que le aprobaron 102 millones de los 118 millones de pesos que solicitó para cubrir con la organización de la elección; aunado a ello, les entregaron 17.7 millones de pesos que cubrirán deudas pendientes. El Instituto pasa a riesgo medio hasta que le entreguen todos los recursos.
Sin embargo, la autoridad estatal también le debe 39.1 millones de pesos de mensualidades atrasadas.
En San Luis Potosí sigue pendiente una ampliación por 9 millones de pesos para pagar deudas y concluir el año. Además de que las ministraciones han sido irregulares, pues el Gobierno las deposita incompletas.
Guerrero entregó 29 millones de pesos que servirán para pagar deudas y la operatividad de junio a septiembre; sin embargo faltan otros 12 millones para cerrar el año.
También se acusa que las mensualidades no se han entregado completas, por lo que adeudan 38.9 millones de pesos de meses anteriores y 15.7 millones de las prerrogativas de los partidos de mayo.
En Colima, el instituto afirmó que no cuenta con suficiencia presupuestal para el último trimestre del año.
Entre los OPLES que han recibido mensualidades incompletas están Nayarit, al que le adeudan 3.2 millones de pesos; al de Sinaloa le deben 25.4 millones de los 29.9 millones que debían entregarle en mayo; al de Sonora le deben 16.8 millones de pesos correspondientes a mayo; y al de Tabasco le adeudan 55 millones de pesos.