No cesan las extorsiones, según reportó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Pedro de la Serna López, quien señaló que el objetivo ahora son amas de casa y personal doméstico.
Las llamadas siguen llegando del sureste del país, son obvias, evidentes y la modalidad es la misma, gente que no tiene nada qué hacer y consigue una base de datos para tratar de intimidar y obtener beneficio de ello.
Sin embargo, al cabo de tantos años en que se ha insistido en no hacer caso, ni siquiera escuchar y en su momento reportarlas a la autoridad, hay mucha gente que ya no cae en la trampa.
Por ello es que ahora el blanco son teléfonos residenciales en busca de personal doméstico, estimando que éste tiene poca relación o experiencia en la interacción telefónica y lo presionan para que les den información.
De la Serna dijo que en las últimas semanas, el reporte en el sector empresarial va en ese sentido, llamadas de desconocidos que aprovechan si la persona que contesta dice ser trabajador de la familia y lo engañan con la finalidad de obtener información para luego proceder directamente con más datos con las amas de casa o sus familiares.
En ese contexto, consideró necesario reforzar medidas preventivas con personal en casa y los familiares más jóvenes para que eviten aceptar llamadas de números desconocidos, especialmente si son foráneos.
Son medidas que durante los últimos años ha recomendado la policía en todos sus niveles y que evidentemente es necesario reforzar en este momento cuando se está reportando en pláticas de trabajo, familias y escuelas que este tipo de acontecimientos están cobrando fuerza nuevamente.
“Si las personas no tienen quién les hablé de otras entidades, lo recomendable es que ni siquiera contesten, y en caso de hacerlo, que decidan colgar de inmediato ante voces que intenten intimidarlas, pues no hay razón ni siquiera de pasar el mal rato”, finalizó.