Staff
Agencia Reforma

Un día después de que policías mataran a Brando en Veracruz, pobladores de la localidad de El Cayaco, en Acapulco, Guerrero, realizaron un bloqueo en la carretera a Pinotepa Nacional, para denunciar el crimen en contra de otro joven que presuntamente también fue asesinado por elementos de la policía estatal.

Vecinos de la localidad obstruyeron el paso sobre la vía con palos, piedras, llantas y colchones, que incendiaron para exigir el esclarecimiento del asesinato de Armando Hernández Tolentino, de 24 años de edad, este sábado 20 de enero al mediodía.

«Justicia #643 lo mataron», se leía en las cartulinas de sostuvieron los pobladores, en referencia al número de la patrulla en que presuntamente fue perseguido Armando antes de ser asesinado.

Lorenzo Hernández Salinas, tío de Armado, afirmó que los policías a bordo de esta unidad fueron quienes atacaron a su sobrino y que existe evidencia de que así fue cómo sucedió.

Además, acusó que tras el ataque los agentes impidieron que vecinos del lugar auxiliaran a Armando mientras se desangraba, de acuerdo con el testimonio recogido por medios locales.

Agentes de la Guardia Nacional pidieron a los inconformes que presentara su denuncia formal ante el Ministerio Público.

Apenas ayer se había suscitado el caso de Brando Arellano Cruz, quien luego de ser interceptado por oficiales municipales en Lerdo de Tejada, fue atacado a pesar de que ya había detenido el vehículo en el que circulaba en la Colonia Paulino Ortiz.

Tras ese crimen, vecinos del lugar detuvieron a los policías, quemaron su patrulla y prendieron fuego a las instalaciones del Palacio Municipal.