Tras la jornada electoral dominical, que generó el resultado virtual de las próximas autoridades municipales y legisladores federales y locales, el Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial aseveró que ahora deberá iniciar la etapa de seguimiento ciudadano de cada una de las promesas y compromisos adquiridos por las candidatas y los candidatos, para exigir su cumplimiento.

Alberto Aldape Barrios, titular del CIDE, señaló que todavía habrá que esperar por la entrega de las constancias a los respectivos ganadores que se encargarán de los Ayuntamientos y de los Congresos Federal y Local, pero se necesita que exista una Contraloría Ciudadana que dé seguimiento al cumplimiento de los compromisos.

Si los funcionarios, una vez que sean electos, se olvidan de sus promesas, entonces ese órgano ciudadano puede denunciarlo al resto de la población e incluso puede ordenar la aplicación de sanciones para hacerlo rectificar en su quehacer, ya que deben recordar que su puesto lo obtuvieron por la decisión de los ciudadanos y no por sus partidos políticos.

Agregó que, si los virtuales ganadores sólo se alinean a los dictados de sus partidos, entonces incurren en incumplimiento a su verdadera responsabilidad, la cual está centrada en representar a los ciudadanos.

En el caso de aquellos que ganaron a través de una alianza partidista, dijo, deberán mantener la congruencia a la hora de actuar como bloque legislativo. Es frecuente que, una vez que son electos, se olvidan de que llegaron por una decisión ciudadana y se alinean sólo a las decisiones de un partido político.

Por esa razón, los ciudadanos organizados deben emprender esta tarea a través de los observatorios constituidos o, bien, la gente debe informarse, a través de los medios de comunicación, sobre la acción de sus candidatos próximamente electos, así como las áreas de humanidades y de las universidades para dar seguimiento de las promesas de campaña política.

Aguascalientes todavía requiere avanzar en planeación, organización, desarrollo de metodologías para el seguimiento, pero, sobre todo, algo importante: se requiere legislar para que se apliquen sanciones a aquellos funcionarios públicos que incurran en observaciones por falta de cumplimiento de sus compromisos.