Moisés Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Según la Asociación Mexicana de Distribuidores de Autos (AMDA), los inventarios en las agencias de autos están en un nivel promedio de 24 días-venta, aunque no descartó que en algunas marcas y modelos los stocks puedan ser mucho más bajos.
Y de acuerdo con estimaciones de la consultora automotriz Kaso, los inventarios a nivel industria descendieron a un nivel promedio de 7 días-venta, el más bajo desde que hay registro.
«Nunca habíamos tenido niveles tan bajos de inventarios, el óptimo son 30 a 45 días y hace muchos meses que ya no se ve eso», afirmó Armando Soto, director de Kaso.
Un sondeo de Grupo REFORMA con asesores de ventas en varias agencias de autos del Estado confirmó el fuerte desabasto de vehículos nuevos, al grado que algunos clientes llevan esperando hasta un año la entrega de la unidad.
Tal es el caso de Kia Gonzalitos, en donde un vendedor reveló que desde junio del 2021 se ha venido conformado una lista de 500 clientes que dieron un anticipo para la separación de un vehículo y que aún están a la espera del mismo.
De todos los modelos, señaló que la SUV Sorento es la más escasa y que la entrega de la unidad podría demorar hasta 6 meses en cualquier versión.
«Entre todas las unidades tenemos 500 esperando autos aquí y la que tiene más tiempo en espera es desde junio del 2021», refirió el vendedor.
«Sólo en el modelo Rio versión LX hay ahorita 54 personas esperando unidad y de éstas quien tiene más tiempo esperando es desde el (pasado) 4 de enero».
Un vendedor de Nissan Jidosha Linda Vista informó que no tienen un tiempo de entrega en específico, pero que se está dando preferencia a los financiamientos antes que a las compras de contado.
Tanto el directivo de Kaso como Guillermo Rosales, director de la AMDA, coincidieron en que la escasez de chips y las interrupciones y el encarecimiento que ha sufrido la cadena de suministro por la invasión rusa a Ucrania están propiciando la falta de autos nuevos.
«Los chips siguen siendo el principal factor, pero no es el único, pues hay otros componentes que también han tenido intermitencia, como los arneses, sobre todo de la parte de Europa que tenían base de suministro de algunos componentes en Ucrania», expuso Rosales.
«También el rebrote de Covid que hubo hace unos meses en China generó retrasos en la cadena de suministro de componentes».