Para el reciente año en curso, el Estado de Aguascalientes contará con un presupuesto de un poco más de 28 mil millones de pesos, el cual representa un incremento de 6.4%, con respecto al ejercido para el año 2021.
En publicaciones anteriores, hablamos sobre las generalidades del paquete económico en el ámbito federal (<https://www.heraldo.mx/generalidades-paquete-economico-2022/>). Para esta edición, indagaremos a fondo lo que concierne al paquete de nuestro querido Aguascalientes.
Para nuestro estado, al igual que todas las entidades federativas de la nación, existe una considerable dependencia del Gobierno Federal para el tema de sus ingresos -cerca del 85%-. Durante varios años, hemos visto oscilar por el mismo rango los ingresos propios del Estado, quitando el año de renovación de placas, por lo general este número se encuentra cercano a los 2 mil 300 – 2 mil 600 millones de pesos. Recordemos que se recaudó un poco más en estos últimos años por el incremento gradual del ISN, pasando de 2 a 3%.
Es una realidad que nuestro Aguascalientes no está en la mira del presidente, seguramente al representar muy poca presencia política, aunado a sus pocas victorias obtenidas, no somos sujetos a recibir recursos adicionales por parte de la Federación. Desde el año 2018, éstos han caído a cuentagotas, sin importar las diversas obras que se manifiestan en el estado.
Como ya es habitual, cerca del 50% del presupuesto será destinado a los rubros de salud y educación. Ambas representan un gran reto para este año, ante las dificultades que nos está causando la propagación de la variante Ómicron. Alrededor del 14% a los municipios, y un 5% a los Poderes Judicial y Legislativo, y Órganos Autónomos.
De esta forma, a pesar de las adversidades mundiales, podemos encontrar un presupuesto basado en un sano equilibrio entre el ingreso y los egresos, así como niveles de deuda pública, sumamente controlables.
Esto reafirma la fortaleza financiera en la que se ha convertido Aguascalientes. Pasando desde sostenibilidad en nuestro superávit operativo, el cual llega a representar casi un 10% en promedio -cosa que sólo es superada por Querétaro en toda la nación-, hasta no padecer de problemas relacionados con pensiones, ya que se tienen cubiertas estas obligaciones por los próximos cien años. Nadie en el país tiene este indicador tan alto. De igual forma, el producto interno bruto per cápita continúa estando por arriba de la media nacional, al posicionarse en 238 mil pesos en 2019.
En cuanto a las calificaciones crediticias, continuamos mostrando un sano desempeño presupuestal y una sólida posición de liquidez durante los siguientes, al menos, dos años. Habrá que estar atentos al cambio de Gobierno, así como a posibles afectaciones por la propagación de alguna otra variante.
Vemos cómo nuestra entidad está convertida en un verdadero roble financiero. Sin duda debe reconocerse la gestión de los últimos años, la cual se ha visto reflejada en crecimiento económico por arriba de la media nacional. Esperemos dichos números continúen esta tendencia, y logremos soportar los embates que presenta la débil economía nacional.

OVERTIME
Durante todo el año anterior, el país vio la fuga de más de 250 mil millones de pesos de capitales de instrumentos de deuda. Esto representa una cifra histórica y constituye la salida de un monto sin precedentes de 514 mil millones de pesos de capital en los últimos dos años. Los inversionistas internacionales han perdido el apetito por activos mexicanos de renta fija. Esperamos un año complicado en este aspecto donde pueden continuar estas salidas, de la mano con presiones cambiarias y una alta volatilidad en los mercados financieros.
@GmrMunoz
A MI FIEL LECTOR

¡Participa con tu opinión!