Con un flujo constante de 2 millones de dólares diarios en concepto de remesas, Aguascalientes se posiciona como uno de los principales receptores de este recurso en el país.

Alberto Aldape Barrios, director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial del Estado, señala que el 90% de estas remesas se destina al consumo por parte de los receptores, dinamizando así la economía local.

Contrariamente a la creencia previa de que solo ciertos municipios como Calvillo eran los principales beneficiarios, ahora se reconoce que municipios como El Llano, Calvillo y San José de Gracia también se benefician significativamente de la recepción de remesas.

El sostenido flujo de remesas encuentra respaldo en el crecimiento continuo de la economía estadounidense, que hasta la fecha no ha mostrado signos de contracción en sus indicadores. Según datos recientes, las remesas a nivel nacional superaron los 4 mil 200 millones de dólares solo en el mes de enero.

Aunque la mayoría de estas remesas se destina al consumo y al pago de deudas, existe una oportunidad latente para fomentar el desarrollo económico local mediante la creación de negocios de autoempleo y microempresas.

Aldape Barrios subrayó la importancia de orientar a las comunidades receptoras hacia la generación de estas oportunidades de autoempleo, diversificando así las fuentes de ingreso de las familias beneficiarias de las remesas.

En caso de que la economía estadounidense experimente una contracción, es crucial que el gobierno estatal y las autoridades municipales implementen medidas para compensar la posible disminución en el envío de remesas. Programas orientados al impulso de negocios de autoempleo y microempresas podrían actuar como un soporte económico esencial para las familias dependientes de estos ingresos externos.