La presencia de tordos de cabeza amarilla en Aguascalientes es un fenómeno que requiere estudio y análisis para comprender su impacto en la ciudad, por lo que es fundamental encontrar un equilibrio entre la protección de la salud pública y la preservación del ecosistema, afirmó el presidente del Colegio de Biólogos, Héctor Javier Cruz Gutiérrez.
El especialista explicó que, si bien estas aves son migratorias por naturaleza, se ha observado un aumento en su permanencia en la región. «No dudamos que muchas de ellas se queden debido al cambio climático».
Estableció que las condiciones ambientales favorables, son lugares atractivos para estas aves. Sin embargo, dijo que la proliferación de grandes parvadas de tordos podría generar problemas de salud pública, principalmente por la acumulación de excrementos y plumas. «Es importante realizar investigaciones para determinar la cantidad de tordos que habitan en la ciudad y evaluar si existe un riesgo sanitario».
Afirmó que estas aves generalmente habitan zonas con mayor vegetación, como selvas, y se presume que migran desde el sur de México. Sin embargo, dijo que su capacidad de adaptación les ha permitido establecerse en diversos lugares, incluyendo el Estado.
Ante la posible presencia permanente de tordos de cabeza amarilla en la ciudad, recomendó realizar estudios poblacionales para determinar la cantidad de aves y su impacto en el ecosistema, así como también evaluar el riesgo sanitario asociado a la presencia de grandes parvadas e implementar medidas de control en caso de que se determine un riesgo para la salud pública.