Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores en los últimos años se ha vuelto común hablar del famoso “día cero”, el primer referente a nivel mundial fue el caso de “ciudad del Cabo” en Sudáfrica, a partir de esa experiencia diversas ciudades, regiones y países se plantearon o fueron objeto de la inevitable reflexión que ello significa un problema de gran magnitud que a la vez genera incertidumbre por lo que surgen las preguntas en torno al escenario de qué sucedería en los grandes centro de población cuando se acabe el agua, así literalmente, y del qué se debe hacer.

México vive la incertidumbre tenemos el caso de Nuevo León y su capital Monterrey, ya es un referente en el país,sin embargo, el estrés hídrico se vive en diversos estados de la República y no sólo es el norte, en dónde dejamos a la Ciudad de México con severo problema de desabasto en algunas delegaciones y por qué parte de su abasto es por medio de trasvase con el sistema Cutzamala, es decir, traer agua de otros lugares, un agua que cuesta aún más porque implica su traslado, costos y consumo de energía.

En el Bajío pasando por Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes, Zacatecas y los Estados del norte, nos encontramos con un severo problema que demanda acciones que de ninguna manera deben partir de repetir lo mismo que no ha funcionado, ni las actitudes de los funcionarios o personajes que suelen aparecer encabezando a las instituciones.

En este espacio y en diversos a lo largo y ancho del país se han esgrimido propuestas y proyectos que tienen valía y ya se cuenta con antecedentes positivos. Sin embargo, es importante socializar no sólo a la ciudadanía, pues suele decirse que con quien debe socializarse es a la gente en común, como si en los ciudadanos no hubiese profesionistas especializados, es importante socializar a las mismas autoridades, a la misma burocracia que es común que llega no por conocimientos sino por pago de favores electorales.

Reitero el problema presenta diversas aristas y una de ellas más que el discurso, es tener la certeza de que implica llegar a un “día cero”, mucho hablamos, pero qué implica, ¿Cómo llegaría a ser un día cero en Aguascalientes? Me remitiré a un ejercicio que considero debe potenciarse, no me refiero a sólo replicarse o repetirse, sino a darle un impulso y generar diversas vertientes.

Uno de ellos se dio hace algunas semanas dando aviso del impulso de un ejercicio que puede considerarse no sólo novedoso o interesante sino valioso, el sistema de agua potable y alcantarillado y de León en Guanajuato SAPAL. El evento se le denominó “Pensar en el día”0”. Aquí el Techstars Startup Weekend Día Cero, el cual se llevará a cabo durante 54 horas de trabajo, los próximos días 19, 20 y 21 de mayo. La mecánica comprenderá que los dos primeros días serán de lo que se denomina incubación y desarrollo de ideas. En el tercer día los proyectos serán presentados y como conclusión serán seleccionados las que se consideren como las tres mejores propuestas.

Es importante que este ejercicio no se tire por la borda, que con base en la experiencia que genere se vaya enriqueciendo y desarrollando en otras entidades federativas y en la misma cuenca, además que sea incluyente, no repitiendo lo que dije con los mismos actores de siempre que se han caracterizado por sólo aparecer en la fotografía y cuyos resultados son nulos o magros.

Tampoco debe enfocarse en ser un escaparate de pasarela de candidatos o candidatas, o de gobernadoras electas, que sólo hagan montón y al momento de las decisiones lo hagan a un lado para priorizar lo que siempre termina haciéndose, este ejercicio me atrevo a decir que debe ser vinculatorio, en efecto, la situación es grave eso es un hecho, lo que debe realizarse es de interés público, impostergable y obligatorio, las recomendaciones no deben formar otro catálogo de buenas intenciones, sino un manual de operaciones.

En Aguascalientes se debe propiciar un evento de esa envergadura, con todas las aristas, por que hablar de agua, no sólo son tubos y grifos, tanques y la desgastada palabrería que termina en el mismo lugar común de la concesionaria. Tampoco debe concluir sólo en el uso agrícola y el proyecto del distrito de riego 001, el agua es un tema de carácter transversal, ambiente, salud, desarrollo económico, desarrollo urbano, etc, y en estos capítulos es en donde los que repiten como merolicos el mismo tema de que saliendo la concesionaria todo será un “mundo feliz”, ahí se cae ese discurso barato. Se tiene un reto del cual no se han visualizado sus alcances, entonces, amable lector, es momento que vayamos recorriendo el telón y veamos ese problema del cual se desconoce sus potenciales alcances de riesgo. Manos a la obra. Nos vemos la siguiente semana amables lectores, no olviden la importancia de emprender políticas y acciones que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com

¡Participa con tu opinión!