Aguascalientes es la segunda entidad con los más altos niveles de competitividad en México, por encima de estados como Nuevo León, Colima y Querétaro, sin embargo, Juan Ernesto Pardinas Carpizo, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), advirtió que el estado requiere diversificar sus actividades productivas, y así continuar siendo un estado competitivo y en constante desarrollo; lo anterior, durante una conferencia que dictó ante estudiantes de la UAA.

La anterior, dijo, es resultado de múltiples factores, como decisiones económicas y políticas correctas, al igual que una constante conexión con los sectores con los cuales tiene una gran participación a nivel nacional e internacional, como el automotriz, que representa el principal motor de crecimiento económico, no obstante, la entidad deberá diseñar mecanismos que respondan a las necesidades de dicho sector para los próximos años.

Pardinas Carpizo presentó el último estudio del IMCO, con datos del 2012 al 2014, donde se muestra el panorama de las 32 entidades federativas en México que muestra dos polos opuestos, ya que existen ciudades cuyos niveles de competitividad son muy favorecedores, como Aguascalientes, en contraste con otras.

Al respecto, señaló que hay factores que hacen prevalecer en las ciudades altos índices de competitividad, como el nivel educativo, la existencia de políticas públicas que fortalecen el sector productivo, social y ambiental, la diversidad en giros económicos, así como una mayor cantidad de empresas e instituciones científicas dedicadas a la investigación y la seguridad, por mencionar algunos ejemplos, lo cual permitió que Aguascalientes ocupara el segundo lugar con mayores niveles de competitividad.

Finalmente, el director general del IMCO recalcó que la competitividad está relacionada con la formación académica del capital humano, por lo que enfatizó que una de las labores primordiales para las universidades, en particular las públicas, es ofertar programas educativos adecuados a las necesidades del mundo laboral que forjen profesionistas con alto valor agregado, como el dominar un segundo idioma.