El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Pedro de la Serna López, recomendó verificar arraigo y seriedad de empresas constructoras foráneas que vienen a trabajar al estado a fin de evitar estafas en contra de quienes les prestan servicios.

El también ex líder de la cámara de la construcción local recordó experiencias negativas, donde empresarios de la construcción se esfumaron sin cubrir pagos pendientes, si bien, reconoció que no todas las foráneas caen en ese tipo de prácticas.

Por eso, reiteró, la recomendación es que proveedores y prestadores de servicios para el sector de la construcción antes de hacer tratos procuren constatar antecedentes del contratante para evitar sorpresas negativas y timos.

LOS MATERIALISTAS. En ese contexto, el empresario de la construcción explicó que hay en el universo de obras públicas y privadas que se desarrollan en el estado año con año, los prestadores del servicio de acarreo de materiales y son un factor importante en los proyectos.

Informó que hay al menos tres organizaciones sindicales que dan el servicio y con todos se trabaja bien, sin embargo es necesario que ellos también respondan con la misma eficacia cuando se trata de distancias cortas o largas para el traslado de una carga.

Reconoció que este tipo de servicio tiene en Aguascalientes una de las tarifas más bajas en relación con otras ciudades del país y quizá es uno de los renglones en los que debe analizarse la posibilidad de un ajuste.

Esto porque efectivamente han tenido, como todos en el país, el impacto de combustibles más caros, lo mismo que de neumáticos y reparaciones, sin embargo se trata de una actividad que se selecciona con base en los precios que ofrece y sobre todo el servicio, lo cual es fundamental en una obra.

Finalmente, De la Serna López expuso que ese como cualquier otro prestador de servicios al sector de la construcción debe tener cuidado de hacer tratos con empresas acreditadas, ante la inconformidad que algunos trabajadores de ese rubro han expresado respecto de malos pagos por parte de las empresas constructoras.