Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Para la próxima Administración federal, los ejes de trabajo en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) son claros: mantener los programas de Bienestar, mejorar la distribución de agua y recuperar esquemas de financiamiento a productores.
En entrevista, Julio Berdegué, quien llevó la agenda de temas del campo en la candidatura de la Presidenta electa Claudia Sheinbaum y quien podría perfilarse como el nuevo Secretario de la dependencia, aseguró que el diagnóstico realizado deja ver que sin esos tres elementos será imposible tener una agroindustria exitosa.
«¿Qué no se puede dejar de hacer de ninguna forma? Las políticas de bienestar, el financiamiento, la comercialización y el agua. Eso no nos lo perdonaría el País si al cabo de seis años no podemos en el Gobierno de la doctora Sheinbaum, no resolverlo todo, pero sí mejorarlo», aseguró Berdegué.
En el caso del agua, quien fuera funcionario de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), acotó que es uno de los temas más urgentes en la agenda agropecuaria de Sheinbaum, pues se perfila a ser una urgencia de seguridad nacional.
Por ello, buscarán no solo eficientar los procesos de consumo de agua en la agricultura, sino también reorganizar Conagua, fortalecer la gestión de cuencas, invertir en infraestructura de distribución y actualizar el marco legal sobre los derechos de uso.
«Tenemos que poner orden en cómo se accede al agua y cómo se usa con criterios de sostenibilidad ambiental, de equidad, porque hay acaparamiento, hay gente que compra derechos de agua para venderla, no para producir», alertó Berdegué Sacristán.
Si bien reconoció que en la agricultura se calculan desperdicios de agua de entre 40 y 50 por ciento, una de las metas del siguiente sexenio es incrementar en un 50 por ciento las hectáreas de procesos tecnificados en el País, que actualmente se contabilizan en unas 750 hectáreas.
Aseguró que con el Gobierno actual se dio apoyos a los pequeños productores a través de programas como «Sembrando Vida» o la entrega de fertilizantes, medidas que contribuyeron a reducir la pobreza extrema entre los campesinos, por lo pese a las discrepancias dentro del sector agropecuario los resultados reflejan beneficios.
Dijo que los esquemas de apoyo solo atendían a los productores de mayor tamaño, quienes no reflejaron en mayor productividad los recursos recibidos e incluso no siempre empleaban los fondos en las actividades agropecuarias.
Aseguró que en el próximo Gobierno los grandes productores no serán beneficiados con recursos.

ASÍ LO DIJO
Julio Berdegué, posible titular de Sader del próximo Gobierno.
«En el pasado, por ejemplo, con Aserca hubo una gran concentración de los recursos de las coberturas en los grandes y medianos productores. No vamos a regresar a eso. Aquí vamos a ayudar a los pequeños y medianos… )»