Apicultores de Aguascalientes pasan la peor de las temporadas de los últimos 40 años, pues la segunda cosecha del año que generalmente se tiene en octubre, alcanzará apenas para el autoconsumo, pues lograron recoger un 10% de lo que por lo regular obtienen, es decir, unos 2 kilos por colmena, cuando deberían obtenerse entre 30 o 40 kilos.

El presidente del Comité Sistema Producto, Rafael Limón Martínez, dio a conocer que la falta de lluvias, una helada temprana y el cambio climático ha llevado a esta actividad a tener una pérdida que no ha sido cuantificada todavía, pero al menos en octubre no se obtuvo cosecha, “vinieron compradores que querían hasta 80 cajones, pero no se les pudo vender nada, no tenemos ni para vender a nuestros vecinos”.

Recordó que en la primera cosecha del año que se tuvo en el mes de abril les fue muy bien, sin embargo, la esperanza estaba puesta en octubre que “para nosotros antes era la mejor época, pero ahora, algunos compañeros hemos platicado y vemos que ha ocurrido lo que no había pasado en los últimos 40 años, no hay miel de esta temporada”.

Pero no se trata sólo de no tener miel de esta temporada, sino que se corre el riesgo que las colmenas comiencen a perderse ante la falta de alimento, pues hay poca reserva para que puedan sobrevivir el invierno, de ahí que comenzarán talleres en los que entre los propios apicultores compartan experiencias y cuidados para lograr que sus colmenas puedan salir adelante y se pierdan las menos posibles.

El problema ahora es que la demanda de miel se ha incrementado, primero ante la presencia del COVID-19 que la gente cuida mejor su alimentación, pero también porque llega la temporada de frío en que este dulce es de los más socorridos, pero resulta que ahora hay poco para la venta al público, si acaso hay es de la temporada pasada y poca.

“Lo que antes eran tambores de miel lo que cosechábamos, ahora apenas se habla de unas cuantas cubetas”, e insistió que la situación les preocupa y por ello es que buscarán el apoyo de las autoridades, pues “se espera una pérdida grande de colmenas y es lo que queremos cuidar, darles un manejo invernal y lograr rescatar las más que sea posible”.