En el 2016, Rommel Pacheco se coronó como campeón mundial de los clavados en el trampolín de tres metros, lo que llenó de esperanzas a México de obtener una medalla olímpica con este carismático atleta que, desde Atenas 2004, comenzó su carrera olímpica tratando de colgarse una presea, cosa que buscaba hasta la madrugada de ese martes en la final del trampolín de tres metros.
Ésta era la última oportunidad de Pacheco, que había anunciado, previo a Tokio 2020, que estos juegos serían su último ciclo olímpico, dando por terminada una carrera llena de éxitos que merecía tener una presea olímpica. Rommel inició de gran forma la competencia con un clavado de 83 puntos que, de inmediato, lo metió a la pelea por los primeros puestos, pero, en su segundo salto, que fue de dos vueltas y media hacia atrás, falló rotundamente al entrar al agua, siendo penalizado, juntando apenas 63 unidades que lo mandaron hasta la séptima posición al finalizar la segunda ronda.
En su tercer y cuarto clavado, Rommel tuvo buenas calificaciones a secas, sin llegar a los 80 puntos por salto, mientras otros clavadistas tenían mejores actuaciones que los iban despegando de la tabla. La clave era el quinto salto, que, al tener un alto grado de dificultad, podía regresar al mexicano a la competencia, pero nuevamente Rommel falló, juntando apenas 33.25 puntos que lo dejaron ya sin chance de medalla. A sabiendas de que era imposible una presea, el histórico clavadista mexicano encaró su último clavado con gran personalidad en un salto de cuatro y media vueltas hacia al frente, obteniendo 96.90 puntos, en lo que fue su último clavado olímpico.
Al salir del agua, todos los atletas y parte de las gradas se fueron en aplausos hacia Rommel Pacheco, que rompió en llanto al despedirse de los Juegos Olímpicos, sin poder haber conseguido una medalla y se enfundó en un abrazo con su entrenadora Ma Jin, en un momento emotivo que enchinó la piel a más de un seguidor mexicano que siguió la carrera de este atleta, que siempre fue una muestra de profesionalismo y disciplina. Pacheco se quedó con el sexto lugar de la prueba, con 428.75 puntos, lejos de la posibilidad de subirse al podio.
El oro fue para el chino Siyi Xie con un espectacular 558.75, seguido de su compatriota Zongyuan Wang, que hizo 534.90 puntos. El bronce fue para el británico Jack Laugher, con 518 unidades, completando un podio de altísimo nivel que regaló una gran competencia.