Iván Sosa 
Agencia Reforma

CDMX.- El episodio de excesiva contaminación en la CDMX del miércoles y jueves se da cuando cada vez hay más acuerdo científico sobre cómo la exposición a un medio ambiente sucio podría aumentar el nivel de mortalidad en pacientes con coronavirus.

“La incidencia y el riesgo de mortalidad por Covid-19 se incrementan con la exposición aguda y crónica a los contaminantes del aire, particularmente a Partículas Menores de 2.5 (PM2.5) y de 10 micras (PM10), así como bióxido de nitrógeno”, señala un informe del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) de septiembre pasado.

La emergencia ambiental, la primera del año, fue detonada por ozono, pero las estaciones de monitoreo también reportaron niveles elevados de PM10 y PM 2.5. Por ejemplo Villa de las Flores, al norte de la Zona Metropolitana, donde se alcanzaron 168 microgramos por metro cúbico de nanopartículas.

“Los contaminantes pueden causar una respuesta inflamatoria incrementando el riesgo de infecciones virales que atacan el tracto respiratorio”, señala un reporte del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Los informes refieren que en personas vulnerables con padecimientos respiratorios el sistema de defensas ya está comprometido, por lo que al aumentar la contaminación se torna más sensible en caso de exposición al Sars-CoV-2.

“Nuestros resultados indican la existencia de una relación positiva entre las concentraciones de PM 2.5 y la probabilidad de que una persona que contrajo Covid-19 muera”, agrega el documento del CIDE.

Tras mejorar las condiciones ayer por la noche y tener pronósticos de dispersión favorables, se determinó suspender el Doble Hoy No Circula para hoy viernes.

Desde 2016 no se presentaba un episodio de contaminación intensa por ozono, pues de 2017 a 2019 fueron por PM10 y PM2.5.