Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La pandemia ha dejado graves retrocesos en materia de calidad del empleo, de acuerdo con un análisis del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).
El análisis señala que hay un incremento de la tasa de informalidad y de la subocupación.
La subocupación, es decir, la necesidad que tienen los trabajadores de laborar más horas, se mantiene en niveles por arriba a los registrados antes de la pandemia, añade el documento.
Tras un incremento drástico en los primeros meses de la pandemia, que resultó en un máximo histórico de 29.9 por ciento de la población ocupada en mayo de 2020, la proporción subocupada de los trabajadores ha disminuido a 12 por ciento en agosto pasado.
Sin embargo, esta tasa de subocupación se mantiene es superior al 9.1 por ciento observado en marzo del año pasado, al igual que el 7.9 por ciento registrado en septiembre de 2019.
En el noveno mes de este año, 6.8 millones de trabajadores estuvieron subocupados.
Además, 24 por ciento de los empleados presentan condiciones críticas de ocupación, es decir, labora jornadas incompletas (menos de 35 horas a la semana), tiene un empleo de tiempo completo pero recibe un ingreso mensual inferior al salario mínimo (4 mil 251 pesos y 6 mil 402 para la zona norte), o bien labora jornadas más largas (más de 48 horas semanales) con un ingreso de hasta dos salarios mínimos.
La tasa de condiciones críticas de ocupación era de 23 por ciento antes de la pandemia.
El informe también advierte que desde mayo de 2020, alrededor de 85 por ciento de los empleos generados ha sido en el sector informal (10 millones), mientras que el restante 15 por ciento formal (2 millones) se dio entre abril de 2020 y septiembre de 2021.
«Aunque este desempeño refleja el hecho de que entre marzo y abril de 2020 la pérdida de empleo también se debió a una caída en los trabajos informales, es problemático que la tasa de informalidad no sólo ha recuperado su nivel prepandemia (de 55.7 por ciento de la población ocupada), sino que ya lo supera:
«En septiembre de este año, 56.2 por ciento de los trabajadores y trabajadoras del País tuvieron un empleo informal, el cual implica una falta de acceso a prestaciones y derechos laborales, y está ligado con menores niveles de productividad y con una economía menos competitiva», establece el informe.
El Imco hizo un análisis sobre la tendencia que llevaba el empleo previo a la pandemia.
Advirtió que si se hubiera continuado con el crecimiento observado antes de la crisis (entre marzo 2017 y marzo 2020) la población ocupada tendría 57.4 millones de personas, esto es, 2.4 millones más de los que se reporta actualmente.

¡Participa con tu opinión!