Claudia Guerrero y Antonio Baranda
Agencia Reforma

Puebla.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó ayer la última ceremonia de su sexenio para celebrar al Ejército Mexicano.
En la recta final de su Administración, el Mandatario agradeció el respaldo de las Fuerzas Armadas en obras, proyectos y programas prioritarios de su Gobierno.
Sostuvo que además de aeropuertos, bancos, cuarteles y carreteras, los militares también ayudaron a la construcción de las conciencias.
«Por eso no debe extrañarnos que ahora, en esta nueva revolución pacífica y humanista ha sido fundamental el apoyo de las Fuerzas Armadas», expresó.
Durante la conmemoración del 111 aniversario del Día del Ejército, el tabasqueño arremetió contra quienes han criticado su decisión de entregar mayores responsabilidades y presupuesto a soldados y marinos.
No es militarización, reiteró, es pueblo uniformado.
«Por eso mi agradecimiento al Ejército. En vez de militarizar al País, como lo sostienen nuestros opositores conservadores, en vez de eso, en vez de estar pensando en la militarización del País, lo que está quedando de manifiesto es que los soldados es pueblo uniformado», aseveró.
«Son trabajadores, son leales y son patriotas. Por eso en este día exclamo, manifiesto, sostengo, que viva el Ejército nacional».
López Obrador subrayó que el Ejército no sólo es un pilar del Estado, sino también una institución distinta a otras corporaciones castrenses del mundo.
Sostuvo que, mientras el Ejército mexicano surgió de un movimiento revolucionario y popular, en otros países se caracterizan por su «elitismo» y por ser ajenas a las causas nacionales.
Frente a soldados y mandos castrenses, pronunció una larga lista de tareas, misiones y obras de la Sedena en lo que va del sexenio, como la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y cuatro tramos del Tren Maya.
«La Sedena nos ha ayudado en el cumplimiento de la misión de desarrollar a México, promover el progreso, en la construcción de obras que ya han sido inauguradas o están en proceso de construcción, y en otras acciones», mencionó.
El Ejército, destacó, construye seis hoteles en zonas turísticas por donde pasa el Tren Maya y habilitó tanto cuarteles de la Guardia Nacional, como sucursales del Banco del Bienestar.
También presumió que los militares han construido hospitales, tomaron el control de las aduanas, están modernizando instalaciones aduanales y echaron a andar la nueva aerolínea Mexicana de Aviación.

Industria Militar
El Presidente inauguró y recorrió ayer nuevas instalaciones de la Industria Militar en este municipio poblano, con una inversión de 10 mil millones de pesos.
De acuerdo con la Sedena, se trata de un conjunto industrial militar que integra un edificio de Gobierno, una subdirección de capacitación, 14 fábricas de producción, una ensambladora de vehículos en donde destacan dos pistas de pruebas, una de 500 metros de longitud y una todo terreno de 292 metros de longitud, integrada por 10 obstáculos don diferentes configuraciones del terreno.
También cuenta con 20 polvorines, un taller de fusión, un campo de pruebas, áreas de desarrollo e investigación tecnológica y de mantenimiento, cuatro almacenes generales, un batallón de servicios especiales, un edificio de seguridad física, entre otras.
Durante la celebración, el Presidente estuvo acompañado de integrantes del Gabinete y de su esposa, Beatriz Gutiérrez.