Por Juan Pablo Martínez Zúñiga

No cabe duda de que la parca es implacable, pues su paso por el mundo de la farándula este pasado mes de agosto cimbró no sólo las fuentes noticiosas del mundo entero, también las conciencias de aquellos que hacen del consumo fílmico su prioridad, pues muchos rostros asociados ipso facto a su experiencia cinéfila vieron segada su existencia bajo diversas circunstancias, detonando el añoro por su trabajo, examinando aquellos legados que para bien o para mal, su paso por los sets cinematográficos definió para ciertas generaciones cómo entender al 7º Arte y poner en perspectiva tanatológica nuestra existencia, pues todo es posible si incluso aquellos a quienes solemos colocar en un Olimpo cultural, también pueden cerrar sus ojos eternamente. Entre aquellos que desaparecieron en los últimos 30 días se encuentran:

 

ADRIANA ROEL (88 años)

Primerísima actriz cuya carrera conoció amplitudes temáticas y de género, pues su rostro bien podía engalanar proyectos dramáticos como “Gutierritos” (1959) o “Días de Otoño” (1962) y darle estatura a filmes escapistas destinados a las funciones de matinée como la saga de “Chucho el Roto”, “La Loba” (1965) o “Kalimán, El Hombre Increíble” (1972) mientras alternaba actuaciones con filmes de riesgo como “Alucarda, La Hija de las Tinieblas” (1977) o de corte internacional tal cual ocurrió con “¡Viva María!” (1965), cinta francesa de Louis Malle donde dio la talla a lado de BrigitteBardot, Jeanne Moreau y George Hamilton. El lustre de su tabajo permaneció gracias a sus trabajos televisivos y cinematográficos, éstos últimos anexos al nivel de propuesta como “Crónica de Un Desayuno” (1999) y “No Quiero Dormir Sola” (2013).

 

OLIVIA NEWTON-JOHN (73 años)

La cantante, actriz y activista de ojos albicelestes fue promovida al título honorífico de “Dama” por la Reina Isabel en gran parte por su legado a la cultura popular en el apartado musical y, por  supuesto, fílmico, pues su memorable participación en la comedia musical “Vaselina” (1978) logró enclavar su presencia en la memoria de los cinéfilos gracias a la insuperable química que sostuvo con su coestelar John Travolta en esta exitosa cinta. Sus habilidades como histriona jamás traspasaron aquel hito, pues filmes subsecuentes como “Xanadu” (1980), “Tal Para Cual” (1982) –donde repitió dupla con Travolta– y trabajos posteriores que incluyeron telefilmes o roles especiales en películas aparatosas como “Sharknado 5” (2017) no hicieron mucho por labrarle una carrera sustentable como actriz, pero su carisma, atractivo y el rol de rubia tontuela que se libera para conquistar a su hombre rebelde en aquella fantasía de corte cincuentero bastaron para colocarla en un prestigioso pedestal de la cultura pop.

 

MANUEL OJEDA (81 años)

Hombre de porte recio y genuino talento capaz de domar personajes duros o vulnerables, Manuel Ojeda fue uno de los actores revelación durante el crecimiento y evolución del cine mexicano en la década de los 70’s, dando carácter a arquetipos nacionales bajo las órdenes de cineastas como Jaime Humberto Hermosillo (“Matinée”, “La Pasión Según Berenice”) o Felipe Cazals (“Canoa”, “El Apando”, “Las Poquianchis”) participando en interesantes proyectos de corte independiente como “Ora Sí Tenemos Qué Ganar” (1978) o “El Infierno de Todos Tan Temido” (1979). Recordado como el temible Zolo que le hace ver su suerte a Michael Douglas y Kathleen Turner en la célebre comedia romántica ochentera “Dos Bribones Tras la Esmeralda Perdida” (1985), Ojeda rechazó formar parte de la maquinaria hollywoodense para centrar esfuerzos en la televisión y cine mexicanos aportando su talento y personalidad a excelentes producciones como “Naufragio” (1978), “Bajo la Metralla” (1983), “Los Confines” (1992) y “La Cuarta Compañía” (2016), entre otras egregias cintas que tornaron su nombre en garantía de calidad.

 

ANNE HECHE (53 años)

La actriz norteamericana fue un caso singular, pues su carrera siempre se mantuvo al borde el estrellato absoluto, a una película de distancia de consagrarse como gran actriz, pues su trabajo incluso en aquellas cintas escapistas manifestaban una inquietud por explorar y desarrollar personajes interesantes, más una vida personal escrutinizada por los tabloides sensacionalistas al darse a conocer como bisexual y problemas de salud la mantuvieron al margen de ello. Aun así, es innegable su presencia en el cine de entretenimiento noventero que la alojó como la joven promesa que, por desgracia, no logró consolidarse.

 

WOLFGANG PETERSEN (81 años)

Este director alemán que sorprendió a propios y extraños con “El Submarino” (1980), soberbio ejercicio de claustrofóbica atmósfera, fue de los pocos que logró consolidar un aire autoral en el cine industrial gringo con filmes exitosos, ya sea de corte fantástico como el clásico “La Historia Sin Fin” (1982) o que lograban mantener un eficiente hilo de suspenso como “En La Línea de Fuego” (1993) o “Epidemia” (1995). Uno de los nombres que logró mantener el ímpetu escapista del cine con resultados nobles y de gran aceptación popular.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com

Esta columna está dedicada a mi madre, quien también el mes pasado se unió a éstos nombres dejándonos y dejándome un gran recuerdo como la incondicional compañera de películas de género que haya tenido jamás. Que descanse en paz.