Prevé la Asociación de Abarroteros Unidos que para enero de 2023 cierren el 20% de las tiendas de abarrotes de Aguascalientes, lo anterior, derivado de las grandes pérdidas que les dejó la pandemia, de la proliferación de tiendas de conveniencia y de la creciente inflación, informó su presidente Gilberto López Torres.
El sector abarrotero se encuentra viviendo una de las peores crisis que ha experimentado en años, la inflación o aumento general de precios en nuestro país, que parece encaminarse a una tasa récord del 9%, más la escasez de productos que ha traído consigo la sequía de Nuevo León, podrían poner el último clavo al ataúd de estos tradicionales negocios.
La Asociación de Abarroteros Unidos explicó que los propietarios de tiendas de abarrotes se encuentran “atados de manos”, debido a los problemas de abasto de agua en Monterrey; que han generado la escasez de refresco y cerveza en nuestra entidad; productos que generan una mayor ganancia a estos negocios.
“No tenemos producto y esto nos genera problemas”, mencionó Gilberto López, quién vaticinó que para inicios del próximo año se dé el cierre de al menos un 20% de las tradicionales “tienditas de la esquina”.
Otro factor que los abarroteros consideran que podría llevarlos a la extinción, radica en que las autoridades locales no se han decidido a regular los precios de los productos de la canasta básica, “no hay autoridad que regule, hay muchas manos manoseando el mercado”, expresó López Torres.
Indignado, el presidente de la asociación detalló que el Municipio de Aguascalientes los “está sacando de la jugada” con el otorgamiento de cientos de licencias para la operación de tiendas de conveniencia, lo que ocasiona que el dinero deje de circular de manera local y pase “a manos de empresas extranjeras”.
Por último, el abarrotero explicó que el gremio que representa ya tiene elaborado un plan estratégico para que el alcalde Leonardo Montañez Castro y la gobernadora electa, Teresa Jiménez Esquivel, salven a los negocios que penden de un hilo y que generan cerca de 40 empleos directos por cada establecimiento abierto.