Daniel Santiago
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-En tiempos de pandemia, los colegios han sido solidarios con las familias en sus cuotas de inscripción y mensualidades, afirmó hoy Luis Arturo Solís, vicepresidente de la Unión Nacional de Padres de Familia.

En una rueda de prensa ofrecida hoy para fijar su postura acerca de una nueva norma que obligará a los colegios a pagar certificaciones, Solís indicó que, aunque no es generalizado, cada colegio está buscando llegar a acuerdos con los pagos de los papás.

“En el ciclo 20-21 las escuelas particulares han sido solidarias con los padres de familia en el hecho de que en muchas de ellas ha crecido su cartera porque les han dado oportunidad a los padres de familia de poder negociar las cuotas mensuales, y esto es de forma particular, colegio por colegio, aquí sí no quiero hacerlo generalizado, son acuerdos que se toman colegio por colegio”, expresó.

Sin embargo, la aprobación de la NOM-237, promovida por la Secretaría de Economía, sí contribuiría a que los costos internos de los colegios se elevaran y, por lo tanto, sus colegiaturas, indicó la Unión.

“Vemos que el proyecto de Norma Oficial Mexicana ‘PROY-NOM-237-SE-2020’ elaborado por la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía, que tiene por objetivo regular los servicios que brindan las escuelas particulares para evitar que abusen o efectúen cobros excesivos sin aparente justificación, de ser aprobado generará una sobrerregulación que traerá como consecuencia costos adicionales de operación para la educación particular, lo que derivará en el incremento de costos, cuotas y afectaciones que pagaremos de forma inevitable las familias mexicanas”, indica la organización civil en un boletín.

La aprobación de esta norma causará la desaparición de escuelas particulares en el marco de la emergencia sanitaria generada por el Covid 19.

“Ante la situación económica adversa por la que cruzan muchas familias y escuelas, consideramos que es poco oportuno implementar la NOM 237, siendo otras las prioridades y necesidades para garantizar el derecho a la educación por parte del Estado.

“En este entendido, los padres de familia de México, pedimos a las autoridades correspondientes el apoyo para las instituciones educativas particulares a través de incentivos, para que se desarrollen, fortalezcan su oferta, innoven y generen alternativas tecnológicas, virtuales, presenciales y mixtas, más allá de sobre regularlas, porque estamos seguros de que eso no conviene a nadie, ni a las familias mexicanas, ni a la escuela particular, ni al propio gobierno en sus diferentes niveles”.