Jorge Ricardo Nicolás
Agencia Reforma

El decreto del Presidente López Obrador para denominar a sus obras como de seguridad nacional y saltarse los tramites administrativos le ahorrará hasta seis meses al Tren Maya, aseguró el director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, quien dijo que ya han hecho uso de las autorizaciones expeditas ordenadas.

«Yo creo que estamos ganando cuatro o seis meses, tranquilamente, y eso es mucho para efectos de del compromiso de la obra», afirmó.

«Ya metimos las solicitudes entonces (el decreto contempla que) hay cinco días que tenemos que esperar, si ya pasa en esos cinco días ya podemos entrar algunos tramos, algunos pedazos que faltaban de algunas gestiones», precisó en el aeropuerto de Villahermosa a donde llegó para acompañar a Lopez Obrador, el cual este fin de semana supervisará la obra.

Por ahora, han resuelto mediante el decreto trámites que antes tardarían tres o cuatro meses.

Jiménez Pons rechazó que el decreto publicado el 22 de noviembre sea para reservar la información de las obras -pese a que así estaría autorizado al ser de seguridad nacional- e insistió en que el beneficio es que obliga a las dependencias a otorgar autorizaciones provisionales en máximo cinco días, aun sin haber reunido los requisitos en ese lapso.

«(Sí está ayudando el decreto), sí cómo no, en trámites, fundamentalmente en trámites, que quede claro. Seguiremos haciendo los trámites que se tienen que hacer; lo único que ganamos es tiempo, tenemos un periodo de tiempo para entregarlos, pero ya podemos empezar obra», expresó.

Jiménez Pons calculó que el Tren Maya tiene un avance del 32 por ciento, reconoció que actualmente hay 25 amparos en curso, que hay algunos retrasos por la llegada de maquinarias desde Europa debido al Covid, pero aseguró debe de quedar lista en el plazo convenido.

«El Tren Maya tiene que estar a fuerzas en diciembre del 2023», insistió.

¡Participa con tu opinión!