Vicente Flores
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Durante su Informe por los primeros 100 días del tercer año de Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que con la reforma al sector eléctrico avalada por el Congreso se busca resarcir el daño que causó la privatización al sector público.

En años anteriores, mencionó, la industria eléctrica se abrió para dar preferencia a empresas particulares y extranjeras, sobre todo con la entrega de subsidios.

En tanto, las plantas de la Comisión Federal de Electricidad fueron abandonadas.

En este sentido, dijo, se continuará fortaleciendo a la CFE y se revisarán los contratos que denominó leoninos.

“Empresa pública que no puede ser ninguneada como lo hicieron los Gobiernos neoliberales, dándole trato de segunda, mientras otorgaban privilegios a empresas extranjeras como Iberdrola”, señaló.

Al hablar del sector energético, dijo que no se entregará nuevos contratos para explotación petrolera para proteger el papel de Pemex en el mercado.

Con esto, acotó, se priorizará la demanda interna.