Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La combinación de Covid-19 con enfermedades crónicas ha impactado severamente a la población joven del país, incluidos adultos menores de 40 años, niños y adolescentes, señalaron especialistas en salud.
En México, hasta el 18 de junio habían fallecido 682 personas de entre 0 y 34 años a causa del nuevo virus, según datos de la Secretaría de Salud (Ssa).
Esto ubica al país como una de las naciones con más decesos por Covid-19 en población joven, aunque por debajo de Estados Unidos, que registraba 850 muertes de personas de 0 a 34 años hasta el 13 de junio, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).
Brasil reportaba, hasta el 25 de mayo, mil 111 decesos en población de 0 a 39 años, de acuerdo con el Ministerio de Salud de ese país.
En contraste, Canadá registraba al 17 de junio 23 decesos en el mismo grupo de edad, y Argentina cuatro hasta el 13 de junio.
Rodolfo Jiménez, jefe del Departamento de Infectología del Hospital Infantil de México, explicó que el coronavirus está impactando a los jóvenes con enfermedades crónicas y su atención representa un mayor reto para el sistema de salud mexicano.
“Este número de personas lo estresa como sistema porque le da una carga extra de personas que no debería estar atendiendo. Es un reto mayor que lo que se vivió en Europa porque, adicionalmente a las personas de más de 60 años, se le agregan también las personas más jóvenes que requieren hospitalización, lo que no se vio en los otros países”, indicó.
En Italia, por ejemplo, se registraron 83 decesos en menores de 40 años hasta el 11 de junio, y en España, 63, al 29 de mayo.
El especialista indicó que los niños y adolescentes más vulnerables también son los que padecen enfermedad renal, obesidad, diabetes y enfermedades cardiacas congénitas.
Anselm Hennis, director del Departamento de Enfermedades no Transmisibles (ENT) de la OPS, indicó que la enfermedad Covid-19 ha impactado desproporcionadamente en las personas con enfermedades crónicas, quienes tienen seis veces más riesgo de ser hospitalizadas y más posibilidades de morir que quienes no tienen otros males.
“Nunca habíamos visto una relación tan mortal entre una enfermedad infecciosa y las ENT”, sostuvo al participar en una conferencia virtual.
Indicó que el 89 por ciento de los países de la OPS informó que parte del personal dedicado a la atención de los padecimientos crónicos está brindando apoyo en la epidemia.
Por ello, subrayó, es necesario proteger a estas personas del nuevo virus y asegurar que tengan acceso a servicios esenciales de salud para que no interrumpan el tratamiento de su enfermedad.