Sandra Reyes Velasco 
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- Cancelaciones, retrasos e incertidumbre es lo que vivieron los viajeros ayer en el Aeropuerto de Guadalajara.
Luego de que por la mañana el avión que cubría el vuelo AM120 de Aeroméxico procedente de la Ciudad de México sufriera la ponchadura de sus cuatro llantas al aterrizar, las operaciones en la terminal tapatía se suspendieron por alrededor de cuatro horas, lo que afectó a pasajeros.
De acuerdo con el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), fueron 76 los vuelos afectados, de los que 37 correspondieron a llegadas y 39 a salidas.
Pero la cifra podría subir, ya que vuelos que partirían por la tarde también sufrieron cancelaciones y retrasos.
Por la tarde las salas de documentación del Aeropuerto estaban llenas de personas que esperaban por información.
“Mi vuelo salía a las 4:00 de la tarde, pero nos subieron a las 6:00 y ya arriba del avión nos dijeron que migración de Milwaukee, que era a donde iba, no nos iba a esperar ya, entonces se canceló”, dijo una usuaria.
El percance se registró cerca de las 10:50 horas de ayer y, según el GAP, las cuatro llantas del tren de aterrizaje del Boeing 737-800 se poncharon y se incendiaron tras tocar el asfalto, por lo que la estructura del mismo se clavó en el suelo. En tanto, Aeroméxico informó que los 151 pasajeros y la tripulación resultaron ilesos.
Para poder retirar la aeronave, el personal del aeropuerto tuvo que cambiar las llantas, y durante las maniobras se suspendieron las operaciones de la terminal.
“Tuvimos que bajar el equipaje y descargar el combustible para poder moverlo y eso nos llevó unas tres horas y media, más lo que duramos en revisar la pista”, dijo Martín Zazueta, administrador del aeropuerto.
El GAP detalló que la Dirección General de Aeronáutica Civil investigará y determinará las causas del percance.