Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En plena temporada vacacional, la Secretaría de Marina reportó ayer que persiste la “presencia de alta cobertura y densidad” de sargazo en el Caribe mexicano.
Aunque han sido retiradas este año 28 mil 698 toneladas de la macroalga de playas y aguas someras de Quintana Roo y se prevé que la arribazón empiece a disminuir durante agosto, la actividad turística ha resentido el impacto de la invasión, aunado al de la pandemia de Covid-19.
La Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad del Sur de Florida (USF) advirtió desde principios de julio que este año se perfilaba para romper el récord de volumen de sargazo en el Caribe, el Atlántico centro-occidental y el Golfo de México.
Norma Patricia Muñoz, integrante del Consejo Asesor creado por el Conacyt para el tema del sargazo, indicó que a través de un sistema satelital se ha detectado el desplazamiento de manchas de sargazo de hasta 40 kilómetros de ancho y una profundidad aproximada de 1.5 metros.