Los movimientos y las condiciones que prevalecen en la política, con miras a lo que está por venir, exigen al Partido Revolucionario Institucional entrar a una deliberación muy intensa, donde no sólo se escuche la voz de cada uno de los militantes sino que tome en cuenta sus propuestas.

Es la única vía para mantener el proyecto, que exista viabilidad de conservar espacios y de recuperar otros; hacer lo contrario sería suicida, desequilibrante, ya que el electorado demanda cambios profundos y con sentido social, y de una amplia participación ciudadana que impulse el desarrollo.

En lo anterior coincidieron los asistentes al diálogo con el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, en su visita a Aguascalientes, donde hubo una intervención directa de 11 de los concurrentes, quienes plantearon la necesidad de que el partido esté siempre al lado del pueblo y su dirigencia sepa entender, atender, escuchar y resolver las inquietudes que tengan.

El conferenciante ocupó menos de treinta minutos para precisar que el PRI tuvo su origen en la sociedad, a la que se debe y por la que debe luchar. Dijo que es necesario trabajar en todas los espacios para darle acceso a la opinión de la militancia, que tiene mucho que decir y exigir, por ello es indispensable la autorreflexión, que es la única forma de corregir los errores.

Afirmó que es un priista convencido que la unidad es imprescindible para alcanzar los objetivos que tiene el organismo, por lo que dejó en claro que su presencia obedece a promover la participación de todos los que lo forman, quienes de manera abierta deben analizar y debatir los temas que más interesen y al mismo tiempo exponer soluciones.

Ruiz Ortiz sostuvo que quienes militan en un partido hacen política y lo ideal es que siempre sea activa, que no se concrete a votar o comentar en corto lo que falta, sino hacer público su pensamiento y demandar respuesta. La autocrítica es imprescindible para mejorar. Hay que juzgar los actos que como instituto realiza y aceptar las fallas para remediarlas, teniendo en cuenta que admitir los errores, es porque se investigó las causas que los originaron, buscar la forma de no repetirlos y operar para que no vuelva a suceder.

La lucha por mantener o recuperar el poder político debe ser permanente, tener un compromiso partidista y social que atraiga el interés de los electores en general, por lo que discrepar con las cúpulas de ninguna manera es ir contracorriente, por el contrario, es ser parte de un esfuerzo de superación que asegure la construcción del partido, y por ende, del país, para lograr mejores oportunidades de vida para todos.

Los comentarios que hubo de los presentes fue fundamental, al demandar propulsar más reuniones con micrófono libre, que es la vereda más accesible para que se oiga el pensamiento del pueblo al ser una forma que enriquece los planteamientos y debates, y que es de esperarse lo tengan en cuenta los dirigentes a nivel local y nacional, lo mismo que de sectores y organizaciones, considerándose que se aproximan las elecciones federales, en que el resultado dependerá de lo que se haga ahora.

REDUCEN HOLGURA

Por las calles de Aguascalientes circulan diariamente alrededor de 450 mil vehículos, lo que obliga a las autoridades de tránsito a imponer medidas restrictivas en la zona centro para dejarlos en la vía pública, situación que obliga a utilizar los estacionamientos, sin embargo, en estos no se hacen responsables de lo que le ocurra a la unidad.

Es de sobra conocido que la mayoría de las arterias dentro del primer anillo son angostas, por lo que sólo tienen dos vías y las avenidas son de seis carriles, pero ninguna es capaz de absorber el exceso de unidades, lo que provoca el desorden a cualquier hora y los embotellamientos que empiezan a ser comunes.

Pese a ello, el Colegio de Urbanistas propone la creación de carriles únicos para el transporte urbano, lo que considera aligerará el volumen vehicular y podría evitarse muchos accidentes en que se ven involucrados los camiones.

El presidente de la agrupación, Carlos Guillermo Randolph Mora establece que el proyecto incluye gran parte del municipio y otras áreas fuera de él, además de crear ejes de norte a sur y de oriente a poniente, cruzando la ciudad, para lo cual se utilizarían las avenidas ya existentes que podrían abreviar el tiempo de traslado, ya sin los retrasos que actualmente se tienen, aunque cabe citar que parte de esas demoras se debe a la falta de sincronización de los semáforos, que frena el flujo, complicación que no es de ahora ni de ayer, sino de siempre. En muy contadas ocasiones se tiene y de inmediato se observa el dinamismo vehicular. Tal vez podría empezarse por enviar a que se capaciten los encargados de esa labor.

En teoría puede ser aceptable que los autobuses tengan un lugar exclusivo para circular, lo que evitaría el atraviese con los demás vehículos, pero el asunto está en que al dejar un carril a ese fin automáticamente se eliminaría para los demás, con lo que tendrían únicamente uno o dos para hacerlo, y de la parte que les queda una fracción ya se les quitó para las ciclovías.

Hacerlo en lugares como la Ciudad de México es lógico, porque son avenidas de 12 a 16 carriles -seis a ocho de cada lado-, en cambio aquí a lo más que se llega es 6 y sólo a 8 en los anillos de circunvalación.

Otro problema que persiste es que, al crearse las ciclovías, se hizo sobre el espacio donde tienen parada obligatoria los camiones urbanos, por lo que el ascenso y descenso de pasajeros ha generado problemas con los ciclistas y, en algunos casos, accidentes que afortunadamente no han pasado a mayores, pero el peligro está latente.

Por lo descrito, es importante que antes de tomar una decisión se hagan un estudio a profundidad, que contemple no sólo la facilidad y rapidez de desplazamiento de los automotores, sino que incluya a ciclistas, motociclistas, peatones y usuarios de los urbanos y taxistas.

Armonizar el espacio público es ineludible y más tratándose de máquinas y personas, con lo que se evitará que en lugar de alcanzar una solución se caiga en un problema mayor.

EL PRIMER EMPLEO

Mencionar el primer empleo no significa rememorar la ocurrencia de Felipe Calderón cuando fue Presidente de la República, sino de lo que viven los egresados de cualquier carrera, sea universitaria o técnica, a quienes los jefes de personal o dueños de las empresas les exigen que tengan experiencia para darles una oportunidad. La cuestión radica en que no tienen habilidad en el trabajo porque es la primera vez que lo solicitan, y si no les dan espacio cómo pueden probar o adquirir conocimientos. El dicho muy antiguo de que “la práctica hace al maestro” no lo toman en cuenta, incluso se llega al extremo de pedirles dos años de experiencia, lo que resulta sumamente difícil que alguno los tenga. Es incomprensible que los empleadores se comprometan en actos públicos de que abrirán las vacantes a los recién titulados, pero a la hora de la verdad aplican una serie de requisitos que son insalvables. Son criterios que frustran al más estoico, ya que no pueden entrar al mundo laboral mientras no demuestren, documentalmente, que tienen conocimientos o habilidades para desempeñar el puesto solicitado. Hay que cambiar el chip y que se pongan en el lugar de los jóvenes.

¡Participa con tu opinión!