Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-Jun.- El decreto de la Ley de Aviación Civil, que contempla compensación de aerolíneas por demoras imputables a ellas, fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y ya entró en vigor.
El Ejecutivo avaló sin observaciones los cambios aprobados para esta Ley en el Senado y la Cámara de Diputados.
En el decreto se expone que en casos de demoras por causas imputables a aerolíneas, éstas compensarán al pasajero afectado con hasta el 25 por ciento del costo del boleto de avión.
Las políticas de compensación incluirán como mínimo descuentos para vuelos en fecha posterior hacia el destino contra dado y/o alimentos y bebidas, según lo establecido por la empresa.
En un retraso mayor a dos horas, pero menor a cuatro, los descuentos no podrán ser menores al 7.5 por ciento.
Si la demora es mayor a las cuatro horas, el pago no podrá ser menor al 25 por ciento del costo del boleto, de acuerdo con lo establecido en la Ley.
En cuanto a equipaje, para vuelos nacionales e internacionales, el pasajero podrá transportar como mínimo y sin cargo alguno, 25 kilogramos de equipaje facturado cuando los vuelos se realicen en aeronaves con capacidad para veinte pasajeros o más, y quince kilogramos cuando la aeronave sea de menor capacidad.
Además, los cambios aprobados establecen que un pasajero mayor de edad puede llevar consigo a un menor de dos años o menos sin derecho a asiento ni a franquicia de equipaje, pero la empresa tendrá que expedir sin costo alguno el boleto y pase de abordaje.
Asimismo, en caso de que el pasajero haya adquirido boletos de ida y vuelta o con conexión, podrá disponer de ellos para cada segmento particular, la aerolínea no podrá negarle el embarque a un vuelo por no haber utilizado alguno de los segmentos del trayecto total.
El decreto entrará en vigor hoy y a partir de este día, las aerolíneas contarán con un plazo de 90 días para adecuar sus procedimientos y así cumplir con las disposiciones de estos cambios.
Recientemente, la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), que agrupa a las principales compañías aéreas, aseguró que de quedar la ley de esta manera, se afectaría la competencia entre las empresas y el costo del boleto podría aumentar de precio.