Para recibir atención en una clínica familiar, los pacientes deben esperar de 1 a 2 horas ya sea en una unidad del IMSS, ISSSTE o estatal, promedio aún lejano del tiempo ideal de 30 minutos que establece el programa SICalidad.
En el IMSS, el tiempo de atención ha disminuido, pero los mecanismos para ello aún presentan trabas.
El martes pasado, Anahí intentó, sin éxito, agendar una cita a través de la página de internet del instituto para ser revisada en los próximos días, por lo que acudió a su Unidad de Medicina Familiar No. 4 para atender un problema de oído.
Explicó que en la página web le aparecía un mensaje de error que indicaba que había una inconsistencia con sus datos y proporcionaba un número telefónico para solicitar orientación, en donde el operador le sugirió intentar en la aplicación móvil o por teléfono, ya que la página registraba «intermitencias» y errores desde hace unos días.
Optó por acudir directamente a la clínica, y en el consultorio 6, le explicaron que el médico ya no tenía espacio, por lo que optó por registrarse en el módulo de Unifila para que le asignaran una consulta.
Previo a eso, sin que lo solicitara, la pesaron, la midieron y le entregaron dos pases para revisión, una dental, en donde le sellaron los espacios de revisión sin haberla hecho, y le agendaron una cita posterior, y otra en servicios de salud preventiva.
En el módulo Prevenimss le midieron la cintura y la presión arterial, pero la medición de los niveles de glucosa en la sangre no pudo llevarse a cabo por falta de reactivos.
En Unifila esperó 40 minutos para que le asignaran un consultorio y después esperó otros 30 minutos antes de recibir la consulta de 10 minutos.
Regresó al consultorio 6 a entregar los pases sellados y la enfermera que la atendió se sorprendió: «no te tardaste nada, ¿no hay gente en Unifila?». En total, había esperado 77 minutos.
De acuerdo con datos del instituto, con la iniciativa terminada de implementar en enero pasado, han disminuido los tiempos de espera de 2 días a 133 minutos, pero la meta a alcanzar en la actual Administración es que todos los pacientes, con o sin cita, sean atendidos en media hora.
La situación para los pacientes del ISSSTE es peor, Ana Luisa tuvo que esperar poco más de 2 horas, para ser atendida en la Clínica de Medicina Familiar No. 9 del ISSSTE, ubicada en San Antonio Abad, en la Delegación Cuauhtémoc, aún así refiere que la tardanza es menor.
Acudió sin realizar una cita para revisar una infección en vías respiratorias y señaló que al menos fueron menos horas en comparación con lo que vivía antes, cuando debía permanecer en su clínica hasta 4 horas para recibir atención médica, aseguró.