Los agiotistas serán los grandes ganones de esta crisis por la contingencia del COVID-19, al aprovecharse de la necesidad de intercambiar algún bien por alimentos, en detrimento del patrimonio de muchas jefas de familia, advirtió la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
La activista social vislumbra un escenario peligroso y difícil para quienes son mujeres jefas de familia, toda vez que este paro laboral obligatorio y la recesión que se va a resentir en los próximos meses, provocará que muchas jefas de familia que se desempeñan como empleadas domésticas ya no sean contratadas. “A algunas les dieron dos semanas de adelanto de sueldo, pero no más y ahorita ya están sufriendo la situación, entonces para todos económicamente se está volviendo complicado”.
Dijo que ello generará que los agiotistas se aprovechen de esta situación, quienes prestarán a intereses muy altos, por lo que este sector de mujeres tendrá que recurrir a ellos al no tener acceso a un préstamo formal donde puedan estar negociando su situación. “Vamos a ver el patrimonio de muchas jefas de familia mermado justo por esta situación económica. Seguramente donde empeñan las cosas se verán rebasados ante la necesidad de muchísima gente que estará en esa situación complicada de tener que intercambiar algún bien por alimentos”.