Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Si la construcción del Tren Maya continúa sin una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), el proyecto se irá al colapso, advirtió Guillermo de Anda, arqueólogo y socio activo de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.
«La zona propuesta para el Tren Maya está llena de cenotes y cuevas, es una de las zonas más prolíficas, dentro de la Península, con huecos, por ahí corre el gran acuífero maya.
«¿En qué medida esto afecta o será catastrófico para el medio ambiente? Esta respuesta va mucho en función de lo que diga la MIA, pero ese es el meollo del asunto, ya que no existe», planteó el también responsable de Proyectos Especiales de Arqueología Subacuática, adscrito a la Coordinación Nacional de Arqueología (INAH).
Recordó que la MIA es importante para saber el impacto que va a causar la obra y tratar de minimizarlo, «porque esta zona (la Península de Yucatán) es de alta fragilidad, muy difícil para sostener construcciones pesadas por su misma característica».
Respecto al desmonte en el Tramo 5 Norte, donde ya inició la preparación del terreno tras el cambio de trazo luego de que un grupo de empresarios rechazó el paso del tren por la zona céntrica de Playa del Carmen, De Anda anticipó una afectación a las cavernas.
«La impresión que me deja es de una gran preocupación porque vemos que efectivamente se están talando árboles, vimos la relación de una cueva que fue mapeada hace dos años, denominada ‘avispa enojada’, y que ya está prácticamente dentro, entonces esto es preocupante», lanzó.
Aunque el experto puso énfasis de riesgo en el Tramo 5, indicó que el peligro de afectación al ecosistema es palpable en todos los trazos.
Hasta marzo el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), dependencia encargada de la obra, no contaba con la MIA del proyecto.

¡Participa con tu opinión!