En aras de combatir el “lavado de dinero”, está prohibido pagar en efectivo, con joyas, metales preciosos, servicios, productos o inmuebles, que representen fuertes cantidades. Hacerlo implica riesgo de cárcel hasta por 10 años, según el caso.

Ello, de acuerdo a la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

En cada operación debe especificarse la forma de pago y anexar el comprobante respectivo.

En bienes inmuebles, no se puede pagar en efectivo por arriba de los 697 mil pesos, el resto debe estar documentado y consignarse en la escritura la forma en que se pagó.

Es decir, si se trata de una casa de un millón de pesos, que se haya pagado en abonos, en efectivo, una vez que se quiera escriturar el nuevo propietario deberá demostrar que los 303 mil pesos restantes los pagó con cheque o transferencia bancaria, y el fedatario está obligado a conservar copia de estos movimientos.

El notario Luis Perales de León, vicepresidente de la zona centro del Colegio Nacional del Notariado Mexicano, advirtió sobre los riesgos de los contratos privados de compraventa de casas y terrenos, ya que si no se documentan los pagos, no podrán escriturarse los inmuebles.

Comentó que la población debe asesorarse antes de comprar problemas; es muy frecuente que entre particulares, sean amistades o familiares, se realicen este tipo de acuerdos, en los que los interesados van abonando a la deuda contraída y una vez que terminan de pagar, vienen los problemas para formalizar la operación.

“Es importante que sepa la gente lo que va a suceder, por lo que antes de realizar un contrato privado, deben acudir con el notario de su confianza para que los oriente y no compren problemas posteriores”, agregó.

Pueden realizar compraventa con reserva de dominio a nivel de escritura pública; en la medida en que se haga la transmisión de dominio y el documento se inscriba en el Registro Público de la Propiedad, el inmueble no podrá ser embargado.

“Los contratos privados se han vuelto una costumbre, por la facilidad de hacerse de algo en cómodos pagos; la gente puede evitarse riesgos, estableciendo esas mismas facilidades, pero elevando los contratos a escritura pública”, reiteró.