Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El auditor especial de Cumplimiento Financiero, Gerardo Lozano, aseguró que con las recientes reformas al Reglamento de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que le otorgan a una sola área la facultad exclusiva de presentar denuncias penales y dar por solventadas las observaciones, abre espacio a la opacidad y arbitrariedad dentro de la institución.
En una carta enviada a los diputados integrantes de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, el funcionario consideró que las modificaciones van en contra de la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación y del Código Nacional de Procedimiento Penales, que establece el deber de denunciar cuando se tiene conocimiento de un delito.
«Delegar esta altísima responsabilidad de determinar lo que se denuncia y lo que no, exclusivamente en la Auditoría Especial de Seguimiento, sin ningún contrapeso institucional, me parece un gravísimo error que puede abrir un espacio de opacidad y arbitrariedad que debilita a la única institución en México que puede dar un combate frontal a la corrupción e impunidad», consideró.
La Auditoría Especial de Seguimiento, Informes e Investigación fue creada en 2018 por el actual Auditor David Colmenares, quien delegó en ella la facultad exclusiva de dar por solventadas las observaciones, quitándole esta facultad a las otras tres auditorías técnicas, que son las que realizan la fiscalización.
Con la última reforma, publicada el 25 de agosto en el Diario Oficial de la Federación, también le atribuyó la exclusividad de presentar denuncias penales, en detrimento de las demás áreas de la ASF.
«La concentración de decisiones relevantes en solo una persona respecto de lo que se solventa y lo que se debe denunciar no proporciona esa certeza y debilita esta institución, abriendo la posibilidad de que las decisiones se tomen arbitrariamente», señaló Lozano.
Desde mayo, el titular de la Auditoría Especial de Seguimiento es Nemesio Arturo Ibáñez Aguirre, quien es cercano a Colmenares, pues trabajó en el despacho del auditor: Colmenares Páramo y Asociados, S. C.
Lozano indicó que manifestó su inconformidad ante el titular de la ASF, quien es su jefe, sin obtener respuesta, por lo que decidió acudir a la Comisión de Vigilancia a denunciar los hechos, los cuales se consumaron en una especie de madruguete, pues la reforma al reglamente se dio en el proceso de cambio de una legislatura a otra en la Cámara de Diputados.

¡Participa con tu opinión!