Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los dirigentes nacionales Alejandro Moreno, del PRI, y Jesús Zambrano, del PRD, respaldaron a los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), luego que el líder de Morena, Mario Delgado, exigió sus renuncias por haber avalado lineamientos para frenar la sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados.

Moreno advirtió que exigir la renuncia de los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) pone en riesgo la pulcritud del proceso electoral.

El líder del PRI expuso que los ataques contra la democracia del partido en el poder rebasan los límites permisibles de la contienda.

“Se consuma la traición de Morena al México que conocemos. Sus ataques contra la democracia rebasan los límites permisibles de la contienda. Exigir la renuncia de los consejeros @INEMéxico pone en riesgo la pulcritud del proceso electoral”, publicó en su cuenta de Twitter.

El priista afirmó que el partido en el poder sabe que en el próximo proceso electoral los mexicanos votarán por un contrapeso que le arrebate la mayoría, por lo que quieren ganar con autoritarismo.

“Morena sabe que en el 2021 los mexicanos votarán por un contrapeso que les arrebate la mayoría y ponga fin a los abusos del partido en el poder. Se sienten perdidos y quieren ganar con autoritarismo lo que no van a ganar en las urnas”, posteó.

Moreno aseguró que su partido respalda la democracia mexicana, al INE y a sus consejeros.

En tanto, el perredista Jesús Zambrano aseguró que su partido respalda la decisión de los consejeros electores.

Además, advirtió que Morena no puede pasar por encima de las instituciones ni de la democracia.

“En todo momento el @PRDMexico defenderá la autonomía del @INEMexico. Respaldamos la decisión de los consejeros de poner fin a la sobrerrepresentación partidista en la @MX_Diputados. #Morena no va a pasar por encima de las instituciones ni de la democracia, no lo permitiremos”, publicó a través de su cuenta de Twitter.

Ayer, Delgado se manifestó en contra del acuerdo con el que se prevé repartir las 200 posiciones plurinominales para la Cámara de Diputados y exigió la renuncia de los consejeros electorales, al acusarlos de buscar beneficiar a la alianza Va por México, conformada por PRI, PAN y PRD, e intentar ponerle el pie a Morena.