Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Legalmente no está permitido reducir el sueldo, pero con la pandemia, las restricciones y las bajas ventas, muchas empresas acordaron con sus empleados no darles el sueldo completo a cambio de mantenerlos en la nómina, pero tenga cuidado si mantiene ese esquema.
Daniel Ordaz, vicepresidente para América Latina de la consultora laboral Fuel 50, advirtió que ese acuerdo no debe quedarse por mucho tiempo porque en algún momento dado puede ser motivo de demanda por parte del empleado.
“Hay empresas que hicieron algún esquema de reducción de sueldo, pero no puede quedar definitivo, no le conviene, a parte que por ley no está permitido, y pueden demandar a la empresa.
“Algunos empleados se pueden revelar, por eso es mejor reducir el personal, si no pueden pagar más”.
Si ya no pueden sostener sus pagos, una opción es hacer ajustes a los puestos que no son imprescindibles.
Por otro lado, Ordaz explicó que hay empresas que se han sostenido con menor impacto sus ventas y que buscan compensar en parte la lealtad de sus empleados, sin afectar el flujo de la empresa.
Una opción es el “salario emocional”, que no cuesta, pero que sí es bien apreciado por los empleados.
También está el grupo de empresas que por la pandemia les fue bien, dijo el consultor, por ejemplo, en el caso de aquellas que son proveedores del sector de la construcción, decoración y mejoras para el hogar.
Este perfil de empresas y otras tecnológicas, de salud y las que tuvieron ventas, empiezan a preguntar cuál sería el aumento que deben aplicar, ya que al no estar obligadas porque pagan más arriba del salario mínimo, a veces no tienen una base de dónde partir.
Ordaz señaló que una opción es similar al alza en la inflación, que puede ser entre 3 y 5 por ciento.
Otra alternativa es hacer una bolsa y repartirla no en aumentos iguales, sino acorde al nivel de compromiso de cada empleado, al que mejor respondió, un aumento más alto.
“A diferencia del salario mínimo, los aumentos no son obligatorios, sino es totalmente opcional”.
La reducción al salario, los aumentos y otro tipo de incentivos, dependerán de la situación de cada empresa.