Natalia Vitela y Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La falta de un plan claro para el programa IMSS Bienestar, con el que el Gobierno sustituirá al fracasado Insabi para dar acceso a servicios de salud a personas sin seguridad social, es cuestionada por especialistas.
De acuerdo con Octavio Gómez Dantés, del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, el mayor problema es la carencia de un plan de implementación, pues hasta ahora se desconoce la cantidad de recursos que se le van a asignar por afiliado al IMSS Bienestar; cuánto pondrá la Federación y cuánto los estados; si habrá cuota familiar, y sobre la base de ese plan financiero qué tipo de servicios se van a prestar.
De acuerdo con el plan, anunciado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 15 de marzo, se pretende que el IMSS Bienestar pase de atender a 11.6 millones de personas en comunidades rurales sin acceso a servicios de salud, a más de 60 millones.
Además, busca que de ofrecer sólo servicios médicos preventivos y de promoción a la salud, así como consulta de especialidades básicas y hospitalización general a estos habitantes de 19 estados –mientras que la población sin algún régimen de seguridad social es de al menos 32 millones–, ahora se otorguen servicios de hospitalización de alta especialización y resolución.
La reforma prevé que los sistemas estatales de salud quedara en manos del IMSS Bienestar, un programa que actualmente sólo tiene una infraestructura de 3 mil 622 unidades médicas rurales, 140 unidades médicas móviles y 80 hospitales rurales de segundo nivel de atención.
Esta decisión implica un inmenso reacomodo presupuestal, pues IMSS Bienestar, que no recibe cuotas obrero-patronales del régimen ordinario del IMSS, sólo tiene 23 mil 689 millones de pesos para este año, mientras que al Insabi se asignaron 103 mil millones, 67 mil millones de ellos en subsidios para los estados.
Ante la propuesta, Gómez Dantés señaló que los servicios del IMSS Bienestar están planeados para atender a la población rural únicamente de 19 estados –en su mayoría materno infantiles–, por lo que el programa no está preparado para ofrecer servicios integrales de salud para todos.
«Todas las clínicas de los estados y los hospitales se las van a pasar al IMSS Bienestar. Entonces ahora el responsable del IMSS Bienestar en Nayarit (donde arrancó el programa) irá poco a poco recibiendo las clínicas y hospitales de Nayarit y con éstas, más las clínicas y hospitales que tenía, va a atender a la población sin seguridad social. Esto tendría que repetirse por lo menos para los 26 estados que se sumaron al Insabi. Desde el punto de vista organizativo es una tarea monumental.
Advirtió que además el IMSS Bienestar no recibirá la cantidad de recursos en el plazo que se requiere para ofrecer atención integral a la población no asegurada de estas entidades.
«¿En un primer momento se van a prestar solamente servicios ambulatorios y de hospitalización general? ¿Desde un principio se van a ofrecer servicios de alta especialidad? ¿En dónde? ¿Cuál es el cronograma? Empezamos con Nayarit. ¿Cuándo se van a incorporar Colima y Tlaxcala y qué va a pasar con los otros estados? ¿Mientras los otros estados se suman al IMSS Bienestar cómo van a funcionar?», cuestionó.
Por su parte, Salomón Chertorivski, ex Secretario de Salud, también dijo que el gran problema es que no existe claridad respecto a cómo va a operar ahora este programa.
«Está muy padre decir: ‘Todo para todos’, pero, pues, ¿cómo?, y ¿qué medicamentos significan?; ¿qué tratamientos están cubiertos y cuáles no?. Cuando no pones límites y no concretas qué es lo que el Estado va a cubrir en su sistema de salud… por un lado estás diciendo una mentira, porque a nadie le alcanza todo para todos, y por otro lado haces poco exigible el servicio que se garantiza.
«Si no se dice que es lo que me corresponde y me dices todo, pero llego y no me lo pueden dar porque materialmente es imposible, cómo exijo mi derecho a la salud», indicó.
El especialista advirtió que tampoco hay claridad de cómo será financiado este programa.

¡Participa con tu opinión!