Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En México existen sólo dos programas a nivel nacional para la rehabilitación pulmonar de pacientes con daño permanente o semipermanente causado por Covid-19, alertó Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.
Uno es público, a cargo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, y el otro filantrópico, promovido por la fundación Teletón.
Indicó que esta fundación ha facilitado el proceso de rehabilitación pulmonar no sólo directamente, sino produciendo videos para asesorar a las comunidades médicas.
“Los hemos presentado públicamente para mostrar qué elementos pueden expandir la limitada capacidad nuevamente, que históricamente, al menos en los últimos 40 años, ha tenido el sistema de salud mexicano”, señaló en conferencia en Palacio Nacional.
Por esta falta de recursos, el daño pulmonar, que en algunos casos está provocando el Covid-19, puede ser un problema a futuro, estimó Salvador Aburto, director general del Centro Nacional de Trasplantes.
Indicó que la epidemia afectó la realización de trasplantes en el País debido al riesgo que implica exponer a pacientes inmunocomprometidos -que enfrentan una letalidad del doble respecto del resto de la población- en hospitales con el virus circulando y con personal médico que puede ser asintomático.
Hasta la fecha, se han registrado 175 pacientes con un trasplante de órgano positivos a Covid-19 y 44 decesos.
“La mayoría de ellos son de trasplante renal. No es de los que se trasplantaron inmediatamente, pueden tener tres, seis y hasta nueve años después del trasplante y han sido susceptibles de adquirir la enfermedad porque están inmunocomprometidos”, sostuvo Aburto.
“Por eso se les recomendó a los pacientes que se quedaran en su casa; que los estudios se hicieran no con tanta frecuencia; por eso se les dio atención telefónica y por internet”.
El especialista precisó que a partir de abril se detuvo la realización de trasplantes.
“Empezamos bien 2020, pero para el mes de abril prácticamente se detuvo la actividad de donación y trasplantes porque la mayoría de hospitales públicos y privados se convirtieron a hospitales para atención a pacientes con Covid”, abundó.
Aburto mencionó que en México se hacen al año más de 7 mil 500 trasplantes de órganos y tejidos, principalmente de riñón, córnea, hígado, corazón y de tejido músculo esquelético.
Precisó que actualmente 23 mil 500 personas están en espera de un órgano, pero, advirtió, hay un subregistro.
De ellos, 17 mil 400 necesitan un riñón, 5 mil 600 córnea, 300 hígado y 50 corazón.
Sólo de enfermedad renal se calculan unos 200 mil enfermos y, de estos, entre 30 y 40 mil serían susceptibles de un trasplante, detalló.
El experto estimó que se normalice la operación de trasplantes hasta el próximo año, pero llamó a la población a sumarse a la campaña de donación y avisar a sus familiares sobre su deseo de ser donante de órganos en caso de muerte.