Guadalupe Irízar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El marco legal vigente es explícito y completo y prohíbe la propaganda gubernamental en medios de comunicación, pero hay un gran “hoyo negro” en el ciberespacio, sostiene Javier Esteinou, especialista en comunicación de la UAM Xochimilco.
La propaganda gubernamental en las campañas electorales está prohibida para servidores públicos federales, estatales y municipales tanto en la Constitución como en diferentes leyes y reglamentos.
Sin embargo, no hay una regulación para su uso en internet, y ahí el Gobierno federal y su partido, Morena, llevan ventaja para la elección de 2021, asegura Esteinou.
“Hay un gran hueco que no se ha visto o que se pierde de vista y es precisamente el ciberespacio. Es un hoyo negro no regulado en donde ellos (Morena) han adquirido mucha experiencia y los otros partidos se han quedado dormidos”, dice el académico, quien está a punto de publicar el libro “Por qué cambió México en 2018”.
Para el especialista, uno de los aspectos determinantes del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador en ese año fueron las redes sociales y YouTube.
“Fue un triunfo democrático, pero se ha utilizado la democracia para crear un sistema antidemocrático. Se ganó por la democracia y ahora se construye una democracia fallida”, sostiene.
El especialista respalda que se establezcan algunas reglas para preservar la equidad en las campañas y que las autoridades electorales aborden el tema de las conferencias de prensa matutinas del Presidente de la República.
Y es que en ese mismo espacio, dice, confluyen aspectos de información oficial de interés público y social con propaganda con recursos públicos.